Barrales en Tepito

Barrales en Tepito

Las puertas del número 23 de la calle Jesús Carranza en el tradicional barrio de Tepito se abrieron para recibir a Alejandra Barrales, en su primera noche de convivencia con las familias del Distrito Federal en sus casas.

“Alejandra eres bienvenida”, fue la recepción de los vecinos de este complejo habitacional que alberga 30 viviendas de 50 metros cuadrados cada una, en cuyos departamentos hay familias que superan los 10 integrantes; además de que tienen la peculiaridad de concentrar una importante población triqui, zapoteca y mazahua.

Le llaman Casa Mazahua y en el departamento B-302, donde vive Rocío Osorno, sus dos niñas de 7 y 4 años de edad, además de su abuelita es el primer lugar en el que Alejandra Barrales comparte la noche y la vida cotidiana de esta familia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Rocío vive de hacer manualidades, las vende en tandas y de ahí mantiene a su familia, pero ella con gusto ofreció su casa.
En el patio central se reunieron los vecinos de Jesús Carranza para recibir a la visitante y de inmediato surgieron las necesidades de la gente que aquí vive, un barrio que se distingue por sus altos índices de violencia.

Alejandra les habló de la importancia de estar cerca de la gente, de compartir su realidad y sus problemas, porque al final eso es lo que le interesa a todos.

“Rocío es una madre soltera y con todo su esfuerzo saca adelante a su familia. Este es el México de verdad, de todos los días, de millones de mexicanos y para ellos trabajamos”.

Fueron las niñas Gabriela e Itzel quienes le mostraron el departamento a Alejandra Barrales y con un abrazo doña Josefina le dijo “esta es tu casa”.

Alejandra correspondió con un “para mí es un honor ser recibida por ustedes”.

El pan estaba en la mesa listo para la cena.

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

Comentar