Se debe trabajar más en programas sociales para alcanzar objetivos

Se debe trabajar más en programas sociales para alcanzar objetivos

Pese a que en México se han implementado diferentes  programas sociales para erradicar la pobreza, los cuales no han logrado disminuir significativamente la pobreza desde hace casi treinta años. 

Desde 1988, Solidaridad, Progresa, Oportunidades y este año Prospera han sido la base de los gobiernos para intentar sacar a los mexicanos de la pobreza.

Durante el mensaje con motivo de su Segundo Informe de Gobierno, Peña Nieto anunció que dejaría atrás el programa Oportunidades —programa insignia de las administración del Partido Acción Nacional (PAN) creado durante la gestión de Vicente Fox y ampliado durante la de Felipe Calderón— para dar paso a Prospera.

Según el mandatario, el objetivo es hacer frente a las limitaciones de Oportunidades, encontrar “nuevas alternativas, más eficaces contra la pobreza” y disminuir la proporción de mexicanos pobres que “es prácticamente la misma desde hace tres décadas”.

La base de Prospera puede remontarse dos décadas atrás cuando surgió el programa Solidaridad —del presidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994)— que fue totalmente renovado por Ernesto Zedillo (1994-2000) para crear Progresa y sentar las bases de lo que, tras algunas modificaciones, Vicente Fox y Felipe Calderón llamaron Oportunidades.

De Solidaridad a Progresa

El primer objetivo de Solidaridad fue ubicar a todos los pobres del país y después apoyarlos a través de la “participación social comunitaria”, es decir, con Comités que repartían los recursos del gobierno federal para el combate a la pobreza.

Esta práctica, además, fue señalada como una herramienta del partido en el poder —el Revolucionario Institucional (PRI)­— para tener control electoral.

Ernesto Zedillo decidió conservar el mapa de pobres que el gobierno federal obtuvo gracias a Solidaridad pero para su programa eliminó la intermediación de comités, la entrega en especie e implementó el modelo que rige hasta la fecha la política social del país: dar dinero en efectivo.

Recibió el nombre de Programa de Educación, Salud y Alimentación, Progresa, que además puso de condición que el dinero en efectivo sólo se entregaría a madres de familia que cumplieran con enviar a sus hijos a la escuela y a asistir a consultas médicas.

Progresa se enfocó únicamente en habitantes de comunidades rurales y en luchar contra la desigualdad de género entregando a las madres de familia el apoyo federal.

Acerca de 

Especialista en contenidos.
Redactora y editora web para Básico.Fm

Comentar