Sigue la resistencia al cambio en la vida sindical

Sigue la resistencia al cambio en la vida sindical

La discusión de la reforma laboral ha evidenciado que varios legisladores no quieren dejar atrás la práctica del corporativismo en los sindicatos y mucho menos están interesados en dar el paso a las verdaderas organizaciones que representan los intereses de los trabajadores.

Las modificaciones a la minuta de reforma laboral que fueron aprobadas en el Senado de la República y que se regresaron a la Cámara de Diputados para su análisis, realizadas en materia de transparencia, rendición de cuentas y democracia en los sindicatos, siguen siendo una “piedra en el zapato” para muchos diputados federales.

A unas horas de definirse la suerte de los ocho artículos que reformamos y adicionamos en el Senado de la República a la propuesta de reforma laboral, observamos que algunos legisladores no están convencidos que la vida sindical debe cambiar.

El artículo 388 bis busca un cambio de fondo porque pone a consulta de los trabajadores los contratos colectivos de trabajo y ese es un tema que no les gusta a muchos.

No se puede entender como una subasta de contratos, el hecho de que se ponga a consideración de los trabajadores, por un lado, si están de acuerdo en celebrar este acto y, por otro, con cuál sindicato prefieren que se lleve a cabo la negociación.

La oposición a la inclusión de este artículo nos confirma que no se conoce el mundo laboral o lo conocen muy bien y no quieren cambiarlo.

La postura en contra de esta adición por parte de algunos legisladores se entiende porque un 80% de los contratos colectivos celebrados lo realizan organizaciones directamente vinculadas al PRI y, con mayor razón, si algunos de los líderes sindicales son representantes populares.

Tendremos que esperar cuál será la decisión de los diputados federales, pero los legisladores de la izquierda seguiremos insistiendo porque lo único que buscamos es mejorar la calidad de vida de los trabajadores.

Acerca de 

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona, especializada en Maestría en Medios, Comunicación y Cultura.

Comentar