¿A quién le conviene que la gente tenga miedo?

¿A quién le conviene que la gente tenga miedo?

Difundir miedo entre la población ha sido un mecanismo de control propio de los regímenes oligárquicos y autoritarios, ejemplos en la historia hay muchos; el asunto es bastante riesgoso, porque una población temerosa puede renunciar a garantías, derechos, libertades, a cambio de una supuesta seguridad.

Nos referimos al miedo y el impacto que puede tener en una sociedad eventos como los ocurridos en siete municipios conurbados del DF, principalmente en Nezahualcóyotl y en la delegación Iztapalapa que prácticamente paralizaron la actividad de la gente en varias colonias; ese fue un rumor que se esparció con objetivos muy específicos.

Todos pudimos ver este fenómeno social, como orquestaron el rumor de supuestos actos de violencia y lo empezaron a esparcir en las redes sociales y en vehículos a través de megáfonos, la población de inmediato reaccionó para protegerse, literalmente se trató de un experimento que tuvo una finalidad: asustar e inhibir la participación de la gente, exponerla al grado que este dispuesta a ceder muchos logros y avances que socialmente se han alcanzado.

Por eso es muy importante que los capitalinos se informen, estén pendientes de lo que ocurre en su entorno para tomar las medidas más acertadas; porque esas acciones dirigidas contra la población benefician a ciertos actores.

La gente se encerró en sus casas, los comercios bajaron las cortinas, el transporte suspendió su actividad en algunas colonias, la combinación de estas acciones fueron consecuencia de sicosis o histeria colectiva.

Esta situación pudo penetrar en el ánimo de la sociedad porque hay una condición de violencia que se vive en el país a nivel nacional; si bien es cierto que el Distrito Federal ha podido mantenerse a salvo de esta situación, la gente sabe de las experiencias lamentables en otras entidades de la república.

Tan solo en municipios del Estado de México la disputa de territorios por organizaciones criminales son una realidad una realidad, esta documentado por la prensa y las autoridades saben del problema; en esa entidad no se trata sólo de problemas que tienen que ver con el crimen organizado, hay el enfrentamiento por el control del sistema de transporte, invasiones de terrenos, control político de grupos y asociaciones.

Desde el pasado viernes la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) tiene varios detenidos responsables de la propagación de los rumores, ellos indicaron que unos desconocidos les pagaron 400 pesos por difundir los mensajes; además la Policía Investigadora detectó que eran perfiles falsos de donde salieron los rumores que empezaron a difundirse para generar alarma entre la población.

No podemos evitar que la población se angustie sobre todo porque en muchas entidades de la república la gente ha sido testigo, pero también víctima por un lado de las acciones de la delincuencia, pero también de la estrategia de seguridad emprendida por el gobierno federal durante todo este sexenio.

Los números han variado pero la Estrategia Nacional de Seguridad ha dejado un saldo de 50 mil muertos, lo cual representa un costo para la sociedad verdaderamente alto.

Las autoridades capitalinas redoblaron esfuerzos estos días para informar a la población, acercarse a los habitantes para que sepan dónde y cómo pedir información, tener certeza de lo que sucede en cuanto se desaten los rumores; lo peor que podemos hacer como sociedad es renunciar a nuestras garantías individuales, porque algunos están interesados que tengamos miedo.

Columna en El Universal

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar