Los jóvenes y el riesgo de caer en la drogadicción

Los jóvenes y el riesgo de caer en la drogadicción

Los adolescentes son el grupo de la población más propensa a consumir drogas, siendo la marihuana el producto al que tiene mayor contacto cuando buscan conocer los efectos de una droga.

De acuerdo a la Encuesta de Consumo de Drogas en Estudiantes de la Ciudad de México de 2012, siete de cada 10 estudiantes de secundaria y bachillerato han consumido alcohol alguna vez en la vida, mientras uno de cada cuatro ha ingerido drogas ilegales, entre mariguana, cocaína, crack y alucinógenos

Además, revela que la edad de inicio del consumo de drogas se redujo a 12 años, por lo cual son urgentes políticas públicas que prevengan esta situación.

El documento señala que el consumo de drogas sigue siendo más alto en hombres (25.7%), aunque poco a poco se han emparejado las cifras con las mujeres (23.1%).

Aquí unas recomendaciones de cómo ayudar a quien padece un problema de adicción.

  • No intentes convencerlo a que abandone su adicción. Debes comprender que las ganas de seguir consumiendo por parte de un adicto, van a ser más fuertes que los regaños, súplicas o lágrimas de alguno de sus seres queridos que infructuosamente intenta convencerle de que abandone este mal camino.
  • Evita a toda costa los calificativos negativos y las críticas. Decirle que es un adicto o vicioso sólo provocará que la persona se sienta atacada. Lo recomendable es mencionarle que se trata de una enfermedad y que puede ser atendida por un grupo especializado.
  • No le mientas, es mejor hablar con la verdad. Es mejor enfrentar los hechos con honestidad. Háblale de que estás enterado/a de su consumo de drogas y alcohol, de las consecuencias negativas y de que existen algunas soluciones, mismas de las que tu ya estás informado/a.
  • No busques sobreprotegerlo. Hazle saber que estás de su lado para apoyarlo, pero al mismo tiempo insiste en que seguir por ese camino traerá consecuencias negativas en el corto o largo plazo.
  • Di no a las amenazas o los castigos. No conseguirás nada positivo de eso y sólo provocarás que se aferre más a su situación. Lo mejor es ponle límites a su capacidad destructiva y haz que respete el hogar, sus bienes materiales, sus reglas y tradiciones.

 

Acerca de 

Comentar