Por un voto informado

Por un voto informado

Este próximo domingo 7 de junio, los mexicanos saldremos a votar en lo que se llaman elecciones intermedias; es decir, aquellos comicios que se celebran tres años antes de una elección presidencial.

Durante la jornada electoral se renovarán 500 diputados federales de la Cámara baja (300 de mayoría relativa y 200 de representación proporcional); además, de que también habrá elecciones en 17 de los 32 estados para elegir a nueve gobernadores, 993 presidentes municipales, 16 delegados políticos del DF, 640 diputaciones locales y 20 juntas municipales.

Al menos 80.8 millones de mexicanos integran la lista nominal de electores que serán convocados a los comicios intermedios.

alejandra-barrales-elecciones-2015

En las últimas semanas ha corrido a través de las redes sociales una propaganda de que los ciudadanos deben ir a ejercer su derecho constitucional, sin embargo, convocan a lo que se realice el “voto nulo”, con la intención de ejercer un “castigo” a los partidos políticos.

No obstante, especialistas en la materia lanzaron una contra campaña en la que explican que en realidad el “voto nulo” no conlleva una propuesta y no es un “castigo” como se quiere hacer creer,  ya que esos votos no cuentan al momento de hacer el escrutinio; y por lo tanto, ganará el partido o candidato que tenga más votos. Aún y que los “votos nulos” sean más.

Iliana Rodríguez Santibáñez, académica del Tec de Monterrey, explicó en entrevista para CNN en Español que existe una confusión sobre el voto nulo y el voto informado

“Hay una confusión que no está esclarecida por la ley que es entre el voto nulo y el voto en blanco. El voto en blanco es entregar la boleta electoral sin haber hecho ninguna muestra de consentimiento respecto a tal o cual partido. En México no existe la distinción real entre voto nulo y voto en blanco, como sí lo hay en otros países. Lo que se ha querido clasificar es que finalmente el voto nulo es una abstención activa; no ir, es una abstención pasiva”, refiere.

Añadió que en países latinoamericanos como Ecuador y Venezuela “cuando hay un voto electoral que supera al voto directo o pasivo de la población entonces en ese caso se puede llegar a solicitar la anulación de la elección, pero no se ha llegado a esos casos”.

En Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LEGIPE) se especifican los tres tipos de votación (artículo 15, numeral 1 y 2, y 21 numeral 1):

  • Votación total emitida: todos los votos depositados en las urnas.
  • Votación válida emitida: el resultado de restar a la votación total emitida, los votos nulos y los votos por candidatos no registrados.
  • Votación nacional emitida: resultado de restar, a la votación total emitida, los votos de los partidos que no alcanzan el tres por ciento en la votación válida emitida, los votos de candidatos independientes y los votos nulos.

En nuestra democracia lo que realmente se requiere es un “voto informado”, un “voto de conciencia”. Para ello, la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, creó una plataforma en la que se informa a la ciudadanía la postura de los candidatos a diputados federales en torno a distintos temas.

También existe otra plataforma que es DEMO 2015 en la cual puedes consultar las propuestas de los candidatos a jefes delegaciones y cómo planean desarrollarlo.

El voto nulo, no sólo no protesta, sino que legitima el sistema al que se supone quiere quitar.El voto de conciencia implica un proceso de evaluación, análisis y selección de la mejor propuesta de plan de gobierno de un candidato de acuerdo a nuestro criterio personal y lo que quieres para tu ciudad.

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

Comentar