Diego Rivera y Pablo Picasso, juntos en Bellas Artes

Diego Rivera y Pablo Picasso, juntos en Bellas Artes

La amistad entre el muralista mexicano, Diego Rivera y el pintor Pablo Picasso fue breve, pero intensa.

A principios de la Primera Guerra Mundial, Rivera obsequió al pintor de Málaga su obra Composición cubista (naturaleza con una botella d’anis y tintero), que éste guardó con recelo en su colección personal. Y en la respuesta de agradecimiento, Picasso envió a Rivera una emotiva carta y una fotografía de su obra Farola y guitarra.

Por primera vez ambas pinturas originales se exhiben en México como parte de las 147 piezas que integran la exposición Picasso y Rivera. Conversaciones a través del tiempo.

La muestra integra 45 óleos de Picasso y 54 de Rivera que establecen un enfrentamiento estético e histórico entre los dos artistas modernos que marcaron el siglo XX. No se busca compararlos, sino evidenciar los puntos de cruce aun en las obras que produjeron después de distanciarse.

La muestra se exhibe en el Museo del Palacio de Bellas Artes, a cargo del curador Juan Coronel Rivera.

De los óleos expuestos por primera vez en el país destaca La flauta de pan (1923) de Picasso, de su periodo más clásico; también La niña de los abanicos (1913) de Rivera, pieza cubista que no se muestra desde hace 40 años.

En la lista de las obras imperdibles, el curador también mencionó la serie Suite Vollard (1930-1937), integrada por 16 grabados de Picasso que son una suerte de dibujos preparatorios al Guernica, junto con ilustraciones para Las metamorfosis de Ovidio (1931). Y el Hombre del cigarrillo (1913), de las piezas cumbres de la etapa cubista de Rivera.

Con información de Excelsior

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

Comentar