Ordena tus finanzas en cinco sencillos pasos

Enero es un buen momento para iniciar un plan que mejore tus finanzas y que se vea reflejado en todo el año.

Sin embargo, por más complicado que pudiera parecer, lo cierto es que para una economía sana es importante tener claro cuáles son los objetivos principales y no tener fugas de dinero.

Aquí te damos cinco pasos para lograrlo de forma fácil y efectiva:

  1. Prioriza tus gastos. Lo primero que debes hacer es una lista de los gastos que cada mes tienes como la colegiatura de los hijos, el pago de la renta, luz, agua, despensa, pago de tarjetas, etcétera. Esta lista es muy importante ya que de aquí parte todo tu presupuesto y lo que sobre lo podrás utilizar para otros rubros.
  2. Reserva una parte para emergencias. Si bien es cierto que la situación económica del país no permite un ahorro sustancioso, se debe tomar en cuenta que es imperativo acostumbrarse a hacerlo sobre todo para gastos imprevistos como una cuestión médica.
  3. Usa responsablemente las tarjetas de crédito. El dinero plástico es un “arma de doble filo”, puede ser muy benevolente en ciertas ocasiones pero también causar dolores de cabeza. Aquí lo importante es –de ser posible- pagar tus cuentas totales cada mes y así evitarás pagar intereses. Si no es posible, entonces procura adquirir las cosas con meses sin intereses. ¡Pero no te engañes!, si abusas de este beneficio al final tendrás deudas de hasta dos años y resultará muy pesado.
  4. No compres por comprar. La mayoría de las personas que presentan “ansia por las compras” son las mujeres, pero puede ser aplicable a cualquier género. Las ofertas son demasiado tentadoras, por ello debes analizar antes de deslizar la tarjeta si es algo que necesitas, es urgente o indispensable. Si no responde a ninguna de esas preguntas… aléjate lo antes posible.
  5. Consiéntete de vez en cuando. Pensar en ahorrar todo el tiempo es igual de difícil que llevar una dieta rigurosa pues llegará el punto en que la romperás. Por eso es importante consentirte de vez en cuando pero con responsabilidad. Tal vez eres fan de un café en especial o deseas ir a cenar a un buen lugar. En esos momentos en los que ya no resistes más puedes hacerlo, porque te hará sentir bien y mantendrás la meta que buscas alcanzar.

 

 

Acerca de 

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona, especializada en Maestría en Medios, Comunicación y Cultura.

Comentar