Graue apoya a la diversidad ideológica, fuera partidos políticos de la UNAM

Graue apoya a la diversidad ideológica, fuera partidos políticos de la UNAM

Enrique Luis Graue, quien asumirá el día de hoy como rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) señaló que la función del rector es que la autonomía universitaria se respete, es por ello que advierte que los partidos políticos no se metan dentro de las instalaciones.

Esto de cara a los comicios presidenciales de 2018, donde Graue expresa que “la diversidad ideológica es bienvenida por supuesto. Y el debate, también. Pero que no se metan”.

El oftalmólogo y exdirector de la Facultad de Medicina aclara que ese concepto no significa extraterritorialidad. “Esto no quiere decir que la autonomía es que no pueda entrar aquí (la policía), a detener a un delincuente. No es deseable que suceda, porque los actos violentos dentro de los campus universitarios pueden terminar siendo más violentos”, dice.

Considera que es un mito el veto laboral hacia los egresados y asegura que los universitarios están en todos los ámbitos.

Sobre la presencia de drogas en la UNAM, admite que sí las hay, pero es parte del problema de inseguridad que no se ha resuelto en el país. Frente a ello, propone generar una cultura de denuncia.

Asegura que el tema de las cuotas está superado y que el pase reglamentado continuará, “tal cual”.

Graue asegura que su periodo será de consolidación, de utilizar más las nuevas tecnologías de la información, de poner al día el Sistema de Universidad Abierta, de vincular aún más a la institución con el diseño de soluciones a los problemas nacionales, mismos que, alerta, requieren de salidas en las que hay que sumar varias disciplinas.

Considera fundamental mejorar la calidad del bachillerato, pero rechaza cualquier pretensión de eliminar el pase automático o establecer cuotas de recuperación, en una universidad donde más del 60% de los alumnos, sostiene, provienen de familias con menos de cuatro salarios mínimos.

De la idea que se ha difundido en los medios de que su designación fue producto de un escenario que se polarizó entre un aspirante afín al gobierno y otro a la izquierda partidista, sostiene: “Que el gobierno haya pretendido intervenir, de ninguna manera. Todo mundo tiene derecho a tener filiaciones muy personales. Pero no creo que eso se haya dado. No puede documentarse. No creo que haya sido cierto”.

Se dice muy contento por su nombramiento y aclara: “Yo no tengo ninguna filiación política. Se lo puedo asegurar. Ni tengo ningún compromiso con nadie, más que con la Universidad”.

Fuente: Excelsior

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

Comentar