Beneficios de tener una mascota en la tercera edad

Beneficios de tener una mascota en la tercera edad

Las mascotas son un miembro más de la familia, pero además, sean perros, gatos, pájaros o peces, hoy en día se perciben no sólo como animales de compañía, sino como una herramienta terapeútica que pueden contribuir a mejorar la salud mental de quienes ya superan la barrera de los 60 años.

Las virtudes que poseen las mascotas son múltiples: ternura, cariño, compañía, amistad, entre otras, y éstas se ven acrecentadas cuando la soledad llega a en la etapa de la senectud. Es en esos momentos es cuando el hecho de contar con un amigo que transmita afecto se convierte en una necesidad básica.

En el caso de una persona de edad avanzada, la posible aparición de la temida melancolía, ya sea por la viudez o por la imposibilidad de ser cuidados por su familia, puede hacerse más llevadera con una mascota en el hogar. Disfrutar a diario de un perro o un gato le ayudará a seguir adelante de una manera mucho más optimista y saludable.

Las investigaciones que se han llevado a cabo en el campo de los animales de compañía han sido muy fértiles. Un ejemplo de ello es el conjunto de estudios realizados por la Fundación Affinity, que ha conseguido grandes avances en los conocimientos sobre las ventajas que aporta una mascota a algunos sectores de la población como ancianos, discapacitados o presos.

La mayoría de las personas muestran una actitud positiva a través de su relación con una mascota. Las observaciones efectuadas hasta el momento demuestran que se pueden conseguir importantes mejoras en problemas de tipo psicológico y físico gracias al apoyo de un animal doméstico.

Mayor movilidad, más amigos, menos medicinas y un aumento de la sensación de bienestar son algunos de los aspectos positivos que aportan a la gente mayor. El hecho de cuidar de un animal, manteniendo la cabeza ocupada, es otra gran virtud de nuestro amigo. Además, debemos pensar en lo agradable que puede ser para una persona que se ha quedado sola contar con un pequeño compañero en casa que le haga la vida más alegre y le haga olvidar sus penas.

Terapias con animales

Para la gente mayor, la convivencia con un animal puede transmitir mucha vitalidad; incluso llegan a vivir más tiempo y con mayor calidad. El hecho de tener la responsabilidad de dar de comer a su mascota, llevarlo al veterinario, cuidar su aspecto físico, etc. supone realizar más ejercicio y, por tanto, la consecuente mejora de su salud. Igualmente, acariciar al animal, sentir sus mimos y su necesidad de cuidados, son grandes puntos a favor del uso de animales en el tratamiento contra la depresión.

En algunos países se tienen animales en los hogares geriátricos como parte de la terapia con los mayores. Sin embargo, no debemos olvidar que este método no debe aplicarse aislado, sino que es complementario de los cuidados que el anciano necesita de los expertos médicos.

Ventajas de tener una mascota en casa:

*Promueven los pensamientos positivos y la sensación de satisfacción con la vida, generando bienestar general.

*Combaten la soledad. Como el adulto mayor entra en una etapa en la normalmente sus hijos se han independizado, las mascotas cumplen un papel de acompañamiento y llenan vacíos emocionales.

*Ayudan a centrarse en otro ser. Al tener mascota, el adulto mayor deja de pensar tanto en sí mismo, en su condición física o sus problemas, con respecto a los cuales se siente impotente, para empezar a dedicarle gran parte de su tiempo y sus preocupaciones a la mascota.

*Establecen lazos afectivos. Así como el adulto mayor tiene un gran apego por su mascota, también se siente querido de su parte, conformando un lazo afectivo muy fuerte.

*Como los animales se adaptan al carácter del cuidador y siempre están disponibles para ellos, esto les genera mucha estabilidad. Además, es una relación en la que pueden expresar sus sentimientos, en la que no son criticados ni juzgados y en la que se sienten escuchados.

*Les permiten sentirse útiles. Como deben cuidar de los animales, dándoles la comida, llevándolos al veterinario y sacándolos a pasear, entre otras tareas, los adultos mayores desarrollan un gran sentido de responsabilidad porque tienen claro que son totalmente dependientes. En este sentido, al hacer algo valioso por otro ser mejoran su autoestima.

*Mejoran sus relaciones interpersonales. Más de la mitad de los propietarios de perros confirman que gracias a que tienen mascotas conocen a más personas en su vecindario.

*Ayudan a superar los duelos. Las mascotas son un consuelo ante la muerte de un ser querido. Un estudio con personas mayores cuyos cónyuges habían fallecido mostró que el apego que tenían hacia sus mascotas les ayudó a mitigar la depresión.

Beneficios físicos

Un estudio australiano informó que los adultos mayores dueños de perros tienen más probabilidades de alcanzar el nivel recomendado de actividad física para su grupo de edad que las personas que no las tienen. De hecho, se calcula que aumentan su caminata de 21 a 32 minutos.

Los dueños de mascotas tienen significativamente niveles de colesterol y de presión arterial más bajos que los que no las tienen.

En comparación con los no propietarios de animales de compañía, los residentes que sí eran dueños de una mascota calificaron su propia salud como muy buena o excelente.

Recomendaciones médicas

La terapia asistida con mascotas también se ha aplicado en pacientes con demencias como el Alzheimer, depresión, ansiedad, esquizofrenia, fobias y síndrome de estrés postraumático, entre otros trastornos psiquiátricos.

Acerca de 

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona, especializada en Maestría en Medios, Comunicación y Cultura.

Comentar