Cómo educar a los hijos en un ambiente de equidad de género

Cómo educar a los hijos en un ambiente de equidad de género

La familia es el primer lugar donde se perpetúan los roles que la sociedad establece para los hombres y las mujeres. Los padres tradicionales comienzan a designar ciertos roles que creen que deben ir con las niñas y lo niños.

Por ejemplo: a las niñas se les inculca la idea de que deben ser sensibles, atentas, educadas, obedientes y que cuando algo no sepan pidan ayuda de un hombre. En tanto, a los niños se les inculca la competitividad, la agresividad, la independencia.

La escuela, es otra esfera donde se refuerzan estos roles y los maestros no se comportan igual con las niñas que con los niños.

  • Eliminando todos los elementos sexistas en el hogar; es decir, si una pareja tiene una niña pensar que debe usar ropa color rosa o que los niños sólo deben vestir de azul; limitando a los menores a que jueguen ciertas cosas como a la mamá y los niños con carros.
  • Romper –poco a poco- con la cultura machista. No se trata de que convierta en una afrenta de sexos, por el contrario, lo que se busca es potencializar las fortalezas de los niños y/o niñas y motivarlos a que realicen las cosas que les gustan.
  • No reforzar las tareas domesticas diferenciadas solo por el simple hecho de ser hombre o mujer. (niño-niña). El sentido de la responsabilidad es clave para este proceso, porque tenemos que hacer conciencia de que se está educando para la vida.
  • Dentro y fuera de la familia se debe trabajar sobre el respeto de los derechos humanos a fin de alcanzar una igualdad de género. Desde un juego hasta un simple gesto traza las pautas de qué tipo de persona se está criando y cómo será el día de mañana.
  • Se debe motivar a los padres y los niños a que tomen iniciativas positivas para eliminar los estereotipos de género y promover la igualdad, la eliminación de la violencia intrafamiliar, de género y contra la mujer.
  • Cambiar la idea de que si los niños realizan actividades dentro del hogar como lavar los platos, barrer o poner la mesa para la hora de la comida es “ayudar a mamá”. Se debe dejar en claro que se trata de una responsabilidad compartida por parte de todos los integrantes de la familia.
  • Hay que promover que los padres y niños participen activamente en acciones como preparar actividades lúdicas donde puedan expresar su creatividad y su espontaneidad, “dejarlos ser ellos”.

Alentar y  fomentar la participación de los hombres y los niños en la perspectiva de género, provocando un cambio sociocultural hacia la igualdad, especialmente a través de la crianza y el  proceso educativo, en términos de cambiar las percepciones tradicionales nocivas y las actitudes de los papeles tradicionales  masculinos y femeninos con el fin de lograr la participación plena e igualitaria.

Acerca de 

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona, especializada en Maestría en Medios, Comunicación y Cultura.

One Comment

  1. Alejandra Aguilera
    Mar 14, 2016 @ 16:22:53

    Y que por supuesto que la relación de los padres y madres,así como cada unx como individuos sean ejemplos de deconstrucción y construcción de equidad de género.

    Aunque tal vez no estaría de acuerdo con que el machismo debe romperse poco a poco. Es urgente romper con el patriarcado que tanto sostiene y prevalece la violencia.

    http://ayudapsicologicacognitivoconductual.com/

    Reply

Comentar