¿Qué hacer cuando tus hijos no quieren ir a la escuela?

¿Qué hacer cuando tus hijos no quieren ir a la escuela?

Es común que los niños no quieran ir a la escuela cuando concluye el periodo de vacaciones, porque se encuentran en un momento de confort en sus hogares. También puede ocurrir que al inicio de un ciclo escolar, los primeros días de adaptación resulten ser complicados y lloren cuando se dirigen al colegio.

Pero, ¿qué pasa cuando esta situación no mejora? Para los padres resulta sumamente complicado este momento porque entre la prisa que deben correr al trabajo y la impotencia de poder controlar a sus hijos, existe una línea muy delgada que puede derivar en un conflicto aún mayor.

Los especialistas explican que lo primero que los padres deben hacer es controlar la frustración que pueda generar. Por difícil que parezca, lo más importante es el bienestar del menor.

Una vez que los padres tengan presente esto, deberán indagar con el niño las razones por las cuales no desea asistir al colegio. Puede que el menor se rehúse a contarles y sólo diga que no le gusta o simplemente no quiere ir.

Cuando esto suceda lo segundo es acudir con la maestra del menor y preguntar si existe algún problema con el niño o con sus compañeros. En muchas ocasiones el acoso escolar o bullying es un factor determinante para que los infantes no deseen ir a clases. Si este es el caso es necesario hablar con las autoridades escolares para poner un alto o corregir la situación.

En caso de que no sea un factor, pueden acercarse a otros padres para platicar con ellos e indagar si existe algo que a los niños o la maestra se les esté escapando. En ocasiones el acercamiento con otros padres de familia afianza las relaciones entre los alumnos y ayuda a generar nuevas amistades.

Si la situación persiste y ya has indagado en varios ámbitos y no logras encontrar qué es lo que realmente sucede, es necesario acudir con un especialista.

Los psicólogos recomiendan lo siguiente:

  • Evitar a toda costa castigar al menor porque no quiere ir a la escuela. Lo más probable es que busque estar en el lugar donde más seguro se sienta (su casa) y por tanto ante la amenaza que le resulta la escuela, busca una protección.
  • No deben ofrecer regalos o compensaciones a cambio de asistir a clases. Podría darse un mensaje equivocado si el niño es víctima de acoso, puede que busque sustituirlo a cambio de conseguir un juguete preciado.
  • Ante todo se debe hablar con el niño de una forma tranquila y con palabras sencillas y hacerle saber que él es lo más importante y por tanto debe confiar plenamente en sus padres.

Acerca de 

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona, especializada en Maestría en Medios, Comunicación y Cultura.

Comentar