A 25 años de la fundación del PRD, en la izquierda necesitamos unidad

A 25 años de la fundación del PRD, en la izquierda necesitamos unidad

A 25 años de la fundación del Partido de la Revolución Democrática, en la izquierda necesitamos unidad y visión para entender y afrontar el momento que vive el país.

Si bien es cierto, nuestro partido ha realizado significativas y determinantes aportaciones para el desarrollo democrático y una sociedad con menos desigualdades, también es cierto que hoy nos encontramos en un momento fundamental para la izquierda. El dilema hoy es si nos conformamos con lo que hemos hecho o seguimos siendo el partido que propone los grandes cambios y rompe inercias y reticencias para cambiar las realidades tan adversas que aún prevalecen en el país.

Nuestro partido, como partido de izquierda, se ha distinguido por el cambio, la transformación, por el dinamismo que la sociedad nos ha marcado. Nos hemos distinguido por actuar de acuerdo a las necesidades y demandas de la sociedad, por ello nuestro peor error sería detenernos y dejar de escuchar a la gente. Los otros partidos, a diferencia del nuestro, tienen sus intereses particulares en sectores de la sociedad, nosotros no, nosotros somos un partido de la gente. No somos producto de un régimen, ni de una tradición.

No debemos perder de vista que por ese origen nos corresponde entender y aportar soluciones a los problemas de la sociedad. No olvidemos que la política sirve y debe servir para solucionar problemas de la gente, para lograr acuerdos en los que se beneficie a la sociedad. Mi compromiso como mujer de izquierda que se ha formado en el PRD es lograr acuerdos políticos que representen la voz y las necesidades de los ciudadanos.

Aunque ya no podemos ser los mismos de hace 25 años, nuevamente visiones centralistas amenazan con un retroceso en lo que hemos logrado. Por eso nos queda mucho por hacer. Los datos muestran que en los últimos años uno de cada dos mexicanos se han quedado sin las condiciones mínimas para alimentarse pues no tienen ingresos suficientes. Los mayores problemas de la región siguen siendo la inseguridad, el desempleo, la economía y la corrupción.

Es tiempo que todos los que hemos construido desde diferentes ámbitos una izquierda diferente, un proyecto vanguardista en la Ciudad de México, los que pertenecemos a la generación que trabaja con la gente unamos nuestros esfuerzos y nuestras capacidades, no es fragmentando la izquierda como vamos a resolver los grandes problemas del país. En el momento que vivimos resulta ordinario el querernos distinguir unos de otros, cuando nuestra tarea es muy clara hacia fuera.

En suma, necesitamos entender que es nuestro tiempo y que debemos conjuntar nuestros liderazgos, nuestros logros, para la agenda que nos imponen las reformas secundarias y un nuevo régimen. Debemos entender que estamos ante un nuevo desafío y que por la simple percepción no podemos dejar nuestras propias causas al margen de la discusión nacional.

Acerca de 

Comentar