Intervenciones en la discusión del dictamen sobre Ley Telecom

Intervenciones en la discusión del dictamen sobre Ley Telecom

Posicionamiento de la Presidenta de la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía del Senado de la República, Alejandra Barrales Magdaleno, sobre el método de trabajo para la discusión, análisis y votación del proyecto de dictamen por el que se expiden la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión y la Ley del Sistema Público de Radiodifusión de México, durante la sesión extraordinaria de las Comisiones Unidas de Comunicaciones y Transportes; Radio, Televisión y Cinematografía y de Estudios Legislativos.

México, D.F., a 2 de julio de 2014.

Quisiera, como tuve oportunidad hace un momento en mesas directivas, externar una opinión que me parece es importante no perder de vista. Yo no he sido firmante, no solamente de la convocatoria a la que ha hecho alusión el Senador Corral, sino que no he sido firmante del acuerdo del que se acaba de dar lectura y quiero compartir las razones de mi desacuerdo con esta propuesta.

Por supuesto que es importante, yo diría incluso urgente, atender ya este tema de reforma a Telecomunicaciones, a Leyes secundarias. Es un tema en el que estamos con un retraso importante desde el legislativo. Es importante resolver a la brevedad este tema, pero nos parece que sin duda, resolver y abordar este tema de ninguna manera tiene relación, tiene que ver con actuar de manera precipitada. Tenemos que resolverlo pronto, pero tenemos que resolverlo bien.

Y nos parece que un acuerdo que convoca a una reunión de manera apresurada, una reunión que se busca se dé en la privacidad. Digo en la privacidad porque al no haber una convocatoria amplia, evidentemente el alcance que puede tener esta convocatoria, este ejercicio de discusión que estamos llevando al interior del Senado tomó otra dimensión.

Insisto, estamos de acuerdo en que este tema se aborde ya, pero nos parece muy importante que este tema se aborde, se discutía, se analice con la seriedad que un tema tan trascendente implica, estamos hablando de analizar, discutir y ojalá, en su caso, modificar un dictamen, una propuesta de dictamen, un dictamen que abarca más de 600 hojas; un dictamen que modifica y obliga a revisar más de 300 artículos de diferentes ordenamientos legales y nos parece que no obstante a que pudiéramos o no conocer el documento es obligado un ejercicio detallado, un análisis detallado de tan importantes temas.

No omito comentar lo técnico del tema, ya todo mundo conoce pues que tan técnico puede ser este tena, y nos parece que a todos nos ayuda un debate, un análisis con tiempo; un análisis que sea de cara a la ciudadanía, que permita entrar a los temas de fondo, pero que además permita que los ciudadanos conozcan qué opinamos los diferentes grupos o partidos políticos y qué posiciones adoptamos los legisladores aquí al interior de este recinto.

Nos parece también muy importante no perder de vista que nada abona un ejercicio apresurado que se esté convocando a iniciarlo por la tarde. No tengo idea cual sea la intención, pues me refiero, ojalá y no estemos discutiendo estos 300 artículos de madrugada.

Que tuviéramos el espacio para poder revisarlos con detenimiento pero no ubico por qué la premura, por qué la prisa si todos queremos finalmente que este tema se resuelva, que la gente se entere, y que todos estos temas queden debidamente ubicados.

Entonces reitero, esta es una preocupación que comparto, estas son las razones por las que no he acompañado el voto en este acuerdo del método, la forma en que se propone resolver este dictamen. Y la otra parte que también nos parece importante, es la información que podamos brindarle y llevarle a la ciudadanía.

Yo quiero reiterar nuestra convocatoria, hacer un llamado no solamente a ser escrupulosos en la parte legal. Me parece que podríamos aquí discutir. Hay quienes afirman que esto es legal, hay quienes afirman que no. más que un asunto legal es un asunto moral, de responsabilidad política que tendríamos que asumir de cara a la ciudadanía.

Por eso reitero el llamado a abrir un espacio que nos permita dar con detenimiento el debate, la discusión, fijar posiciones e informar de manera detallada a la ciudadanía y que podamos normar un criterio en mejores condiciones los legisladores que tendremos, según parece, próximamente en unas horas, la responsabilidad de definir la aprobación o no de todos estos artículos.

Lo quiero compartir y reiterar un llamado a que podamos valorar la posibilidad de abrir espacio para una discusión más detallada sobre el tema.

Gracias.

ARGUMENTACIÓN DE VOTO EN CONTRA DEL PROYECTO DE DICTAMEN EN LO GENERAL POR EL QUE SE EXPIDEN LA LEY FEDERAL DE TELECOMUNICACIONES Y RADIODIFUSIÓN Y LA LEY DEL SISTEMA PÚBLICO DE RADIODIFUSIÓN DE MÉXICO, DE LA PRESIDENTA DE LA COMISIÓN DE RADIO, TELEVISIÓN Y CINEMATOGRAFÍA DEL SENADO DE LA REPÚBLICA, ALEJANDRA BARRALES MAGDALENO, DURANTE LA SESIÓN EXTRAORDINARIA DE COMISIONES UNIDAS DE COMUNICACIONES Y TRANSPORTES; RADIO, TELEVISIÓN Y CINEMATOGRAFÍA, Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS.

México, D.F., a 2 de julio de 2014

SENADORA ALEJANDRA BARRALES MAGDALENO.- Contrario a lo que sucedió cuando se aprobó hace ya casi un año la reforma constitucional en esta materia, en esta ocasión, la falta de voluntad, pero sobre todo estoy convencida que el no compartir un mismo objetivo, un mismo interés en esta reforma, han impedido que logremos llegar a este momento, a este evento, con un consenso, con un acuerdo, compartido. En aquel momento incluso unánime al interior de este recinto, de este Senado, en temas de fondo, en contenidos sustantivos en la materia.

Es de verdad lamentable que pese a tener una base constitucional muy clara, una base constitucional, insisto, que en su momento compartimos, la formulación de estas leyes secundarias, esta segunda etapa que ya advertíamos con anticipación, es para muchos una oportunidad para desvirtuar, para anular, lo plasmado en nuestra Carta Magna el año pasado.

Así lo está evidenciando el hecho de llegar a este momento, en una discusión donde ya se ha señalado que incluso nos preocupa. Nos preocupa la urgencia con la que se pretende atender este tema, nos preocupa que en un momento donde la ciudadanía está demandando información, está demandando participación, en este Senado no exista la sensibilidad para abrir este proceso, para darle difusión, para convocar a la ciudadanía a enterarse a seguir este proceso que sin duda va afectar, va a impactar de manera importante, de manera trascendente la vida de los ciudadanos en nuestro país.

Queremos señalar también que este proceso es relevante, no solamente por la parte jurídica del proceso legislativo que hay que desahogar, sino porque estamos tratando temas que son fundamentales para el desarrollo y la vida de nuestro país.

Estamos hablando de una legislación que no solamente va a normar las atribuciones de la autoridad, los esquemas de operación de los concesionarios en esta materia, sino que también estamos reglamentando, se están reglamentando los derechos de libre expresión, de acceso a la información y a las tecnologías, un tema, sin duda, también fundamental.

Por ello hemos insistido en defender este debate, este proceso de cara a la ciudadanía, informándole de manera detallada, de manera muy responsable el avance o no de este proceso.
Y bueno en virtud de que en este proceso, para sorpresa de muchos, ni siquiera tenemos la oportunidad, quienes participamos como legisladores, de entrar a una discusión en lo particular, porque como ya se ha señalado el definir este acuerdo que por mayoría se aprobó impide que entremos a la discusión en lo particular.

Nos deja únicamente la posibilidad de plasmar nuestra posición, de compartir nuestra posición en términos generales y, en virtud de lo limitado del tiempo del que disponemos, quiero compartir a los presentes, quiero compartir a la ciudadanía, que me pronuncio en contra de esta propuesta, de este dictamen en lo general, porque en principio se aparta de lo estipulado, de lo señalado en nuestra Constitución, en nuestra reforma constitucional del año pasado, no solamente se aparta, sino que, lo hemos dicho ya también con toda claridad, de prosperar este dictamen es un retroceso importante en derechos, en libertades y en logros que muchos, muchos anunciamos, que muchos presumimos incluso, que habíamos logrado al interior de este recinto.

Y quiero explicar, quiero compartir, a qué temas me estoy refiriendo. Hablamos en aquel entonces de que era un logro y ahí estaba estipulado, ahí sigue todavía por el momento en nuestra Constitución el retomar y fortalecer el control estatal en las telecomunicaciones y en la radiodifusión, fue todo un principio que aquí compartimos, fueron todas estas reformas las que se plantearon para poder lograr garantizar el control del Estado en esta materia.
Afianzar los derechos vinculados a la libertad de expresión, a la información, el acceso a la tecnología y a la información y a la comunicación. Todos estos servicios de radiodifusión y telecomunicaciones, sin duda, también señalamos en su momento que era un logro.
Fomentar la competencia efectiva y real también dijimos que estaba quedando plasmado en esta pasada reforma constitucional, una competencia que alcanzaría a la televisión abierta, restringida, la radio, la telefonía fija, la telefonía móvil, servicios de datos y telecomunicaciones en general.

Tales premisas, como ya lo comenté, pero además como pudimos confirmar aquí en este Senado, las compartimos de manera unánime, lo señalamos, lo hicimos público y además generó por supuesto una alta expectativa en la población.

En teoría la reforma constitucional fue reconocida dentro y fuera de nuestro país como un avance, una reforma que traería beneficios importantes a la ciudadanía, sin embargo hay que decirlo, es lamentable que a un año de distancia, ese objetivo hoy se diluye, ese objetivo hoy se plantea y se vislumbra de manera diferente. Tenemos ante nosotros un dictamen que se plantea, insisto, como un contrasentido de no tener modificaciones, de no tener una serie de cambios.

Se plantea como un contrasentido a todos esos principios, todos esos logros que en su momento señalamos haber alcanzado. Quiero referirme, por ejemplo, a estos lineamientos, a estos artículos que prevén esquemas benéficos y ventajosos para algunos concesionarios, que debilitan y, en su caso, buscan anular el control estatal que debe existir por supuesto cuando se trata del aprovechamiento y la explotación de un bien público.

Ese es un tema que no podemos perder de vista, lo que se está discutiendo, lo que se está pretendiendo regular, y para algunos repartir, es nada más y nada menos que un bien público.

Esta propuesta limita las atribuciones y desvirtúa la naturaleza constitucional del órgano autónomo especializado en esta materia. Un órgano que hemos dicho ya, ha dado señales de la razón de ser, no solamente aquí en esta propuesta se regula lo que debe de hacer, sino además también se detalla cómo lo debe de hacer.

Nos parece que de facto se están anulando muchas de sus facultades, muchas de sus atribuciones. Se percibe también que persisten esquemas obsoletos, fuera ya de toda realidad, como la pretensión de facultar, de nueva cuenta, a la Secretaría de Gobernación para vigilar de nuevo contenidos en los medios.

Una práctica que muchos dijimos haber dejado atrás, que colocaba a nuestro país en otra condición. De nueva cuenta se plantea aquí ese retroceso y el regresar todas esas facultades a la Secretaría de Gobernación.

No fomenta, esta propuesta, la competencia efectiva; hemos dicho ya, en el término la discusión es muy técnica. Hemos hablado de la preponderancia, un término que surgió en esta pasada reforma constitucional para señala aquellos agentes económicos que tuvieran una presencia por encima del 50% en el mercado y, bueno, pues aquí se plantea de nueva cuenta fortalecer el criterio de que sea una consideración por sector, que nos coloca o abre una laguna importante.

Yo lo he comentado en otros momentos, se está cambiando la certeza jurídica por la discrecionalidad y por la judicialización de una determinación que, en su momento, estuvo tomada ya en el Senado de la República. Las medidas que aquí se prevén para garantizar la neutralidad de la red resultan insuficientes, por tanto, no se está protegiendo, no se está garantizando el acceso a contenidos y a la efectiva navegación; no alienta ni facilita la operación de medios comunitarios, un tema que dijimos y presumimos que era un avance también en el Senado de la República.

Hay un retroceso importante, no hay un avance tangible a estos medios comunitarios, sociales e indígenas. En los derechos de los usuarios hay avances pero se mantiene una condición desventajosa todavía frente a concesionarios, sobre todo frente a la posibilidad de cancelación de contratos a título individual de parte de los usuarios.

Y bueno, en lo referente a los derechos de las audiencias, se reduce a un catálogo de buenas intenciones que están minimizando y están relegando a un segundo plano todos estos avances.
Finalmente, el apartado de disposiciones transitorias es un buen ejemplo sobre esta sobrerregulación. En algunos casos la invasión de atribuciones, en otros más disposiciones prácticamente que están atando de manos al órgano regulador, al IFT y que están condicionando su actuación.

Estos son, entre otros, las consideraciones que en una revisión obligada, apresurada, pero que además no cuesta mucho en ese sentido ubicar, percibir, son las razones que sustentan nuestra posición en contra de esta propuesta de dictamen.

Por supuesto nosotros buscaremos, ahora esa alternativa, el método que nos queda; buscaremos registrar, creo que ese derecho si está evidentemente garantizado, vamos a registrar nuestras reservas, vamos a enlistarlas y entendemos que será en el pleno donde estaremos discutiendo, argumentando las razones de nuestra consideración.

Es cuanto, Presidente.

Acerca de 

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona, especializada en Maestría en Medios, Comunicación y Cultura.

Comentar