Planear el futuro, construir el presente

Planear el futuro, construir el presente

El desarrollo tanto del país como de la ciudad pasa necesariamente por un proceso de planeación; las políticas públicas deben tener objetivos y resultados alcanzables, medibles en beneficio de la población. Las medidas de corto plazo pueden ayudar a salir de problemas en lo inmediato, pero los mexicanos necesitamos de un proyecto que nos ayude a crecer, a combatir la pobreza, a superar la inseguridad.

Cada inicio de administración en el nivel de gobierno que sea, se convoca o se presenta un plan de desarrollo, textos que hacen un análisis de los problemas, presentan escenarios de una realidad reconocida por todos, ventajas y desventajas, así como los grandes retos. Pero a la vuelta de los años no se da seguimiento a ese plan, ni se presentan resultados, entonces los problemas de pobreza, marginación, educación, seguridad, empleo, siguen siendo los mismos.

Las cifras de pobreza en el país nos reflejan lo poco efectivas que han sido las políticas para su combate, entonces por qué no cambiarlas. Tan sólo hace unas décadas parecía que a los gobernantes les asustaba el nivel de pobres así que crearon una subdivisión de pobreza y pobreza extrema, gente con grandes carencias que a pesar de la clasificación no vio resuelta su realidad. Hago esta reflexión porque es importante hacer una pausa y pensar que país queremos ser, que ciudad queremos tener.

Tenemos muchos problemas, que son los mismos desde hace muchos años, hay algunos que son urgentes y requieren una actuación decidida de parte de la autoridad, pero también hay que pensar en el futuro y dar los pasos para construir lo que estamos pensando.

Para romper ese círculo donde los problemas de una generación a otra son los mismos debemos romper esa dinámica; fue muy satisfactorio que desde la Asamblea Legislativa del Distrito Federal impulsáramos políticas que contribuyeran a cambiar esa dinámica.

Las adicciones son todo un fenómeno social, que requiere ser enfrentado desde diferentes ángulos, el gobierno se centró en el combate a los grupos delictivos que trafican con drogas, pero se había dejado de lado la atención al consumo.

En la ALDF impulsamos el Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones.

Con ese instituto se busca enfrentar el problema que sufren directamente las familias y que es una de las cinco principales preocupaciones de los capitalinos, se trata de atender y concientizar a la población, romper la dinámica del mercado, sino no hay consumo, no hay oferta.

Cuantificar en más de 7 millones los jóvenes sin acceso a la educación y el empleo retrata el abandono en el que se encuentra la educación en el país, la condena a la que se deja a generaciones completas. No hacer nada hubiera sido lo más fácil, pero desde la Asamblea Legislativa se buscó ofrecer una alternativa a esos jóvenes.

Con el apoyo de legisladores se aprobó la creación de un Fideicomiso del Fondo de Apoyo a la Educación y el Empleo de las y los Jóvenes del Distrito Federal, así ofrecer opciones educativas a nivel medio superior y superior en instituciones educativas como la UNAM, el Instituto Politécnico Nacional, pilares de la educación en el país, así como otras universidades públicas y privadas. Con la UNAM pudimos presentar un proyecto para el crecimiento del Distrito Federal en los próximos 20 años, se trata de un documento hecho por académicos y especialistas, este sería un buen momento para retomarlo.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar