Posicionamiento de la Senadora Alejandra Barrales en contra de 2o. dictamen de la Reforma Energética

Posicionamiento de la Senadora Alejandra Barrales en contra de 2o. dictamen de la Reforma Energética

Posicionamiento de la Sen. Alejandra Barrales Magdaleno en contra del Dictamen que expide la Ley de la Industria Eléctrica; la Ley de Energía Geotérmica y se reforma la Ley de Aguas Nacionales

México, D.F., a 19 de julio de 2014
Con el permiso de la Presidencia.

Senadoras y Senadores:

Es un tema que evidentemente reviste especial importancia por el impacto que tiene para la vida cotidiana de los mexicanos. La electricidad llega a cerca de 30 millones de clientes residenciales de la CFE; a poco más de 3 millones de clientes comerciales y a cientos de miles de consumidores industriales.

Y por supuesto todos los aquí presentes aspiramos a contar con una oferta tarifaria, una oferta que mejore los precios de las tarifas eléctricas, que haya mejores servicios, que haya mejor calidad.

Pero nada de esto que aquí se plantea se refleja en este proyecto de dictamen que hoy estamos discutiendo, porque este proyecto afirma que busca generar incrementar la seguridad energética del país; promete mejorar la calidad del servicio, que va a disminuir las tarifas del suministro de energía eléctrica; y que promete también garantizar el acceso a la electricidad a toda la población.

Por lo menos es lo que nos han venido a decir, todas, todos los senadores del PRI, del PAN, del Partido Verde, que han hecho uso de la tribuna.

Y si sabemos que están cansados ya del debate, que han señalado una y otra vez que los argumentos que planteamos desde el PRD, desde la izquierda son insuficientes, pero en realidad nos parece que los únicos que no han querido ver la verdad, lo que está detrás de esta propuesta de dictamen, son ustedes.

Entendemos sus razones y nosotros vamos a seguir insistiendo en estas denuncias, porque la gente tiene derecho a saberlo, porque los únicos que no quieren entender son ustedes.

Sabemos que llega a todas sus oficinas este periódico que hoy nada más y nada menos tiene en su página principal, precisamente las consecuencias que ya se ven en tan corto tiempo de lo que se está votando en este Senado de la República.

No somos pocos, no somos una minoría, no somos insensatos, los que afirmamos que esta propuesta, este dictamen, no va a mejorar en nada los servicios y las tarifas eléctricas en nuestro país.

Pero también les hechos dicho que esto ya lo vivimos, ya lo vivimos por cierto bajo un gobierno panista, que nos afirmó que tenía que desaparecer la Compañía de Luz y Fuerza del Centro porque era la única forma en que podíamos mejorar el servicio, en la que vendría garantizada una baja de precios al consumo y que con todo esto aumentaría el presupuesto para los programas sociales aquí en nuestro país.

Por supuesto que a distancia, el tiempo, nos demuestra que nada de esto ha ocurrido, por el contrario se lanzaron al desempleo a 44 mil trabajadores, con las afectaciones que esto trae por supuesto para sus familias.

Y lejos de cumplirse estas afirmaciones, por el contrario se incrementaron las quejas por el servicio que se proporciona, el servicio eléctrico que actualmente se proporciona, las tarifas del consumo no disminuyeron, por el contrario se iniciaron una serie de cobros injustificados, de cobros exorbitantes, al grado que actualmente es precisamente, esta demanda de cobro excedido de tarifa la que ocupa la segunda fuente de mayores quejas ante la Profeco, antecedido apenas de quejas a empresas de telecomunicaciones.

Como lo hemos estado planteando a lo largo de estos dos días, la entrada de capital privada en poco o en nada favorece a la empresa nacional. La CFE será quien genera, mientras la Secretaría así lo disponga, la que genere suministro de energía, si acaso será una intermediara entre el proceso de transmisión y distribución.

Se repite de nueva cuenta el esquema, en el que los capitales privados vendrán a utilizar la infraestructura desarrollada por la CFE, es decir van a utilizar la infraestructura que tanto nos ha costado como sociedad mexicana, para llevarse, por supuesto, ganancias propias.

Con la privatización que se propone en esta ley, la tendencia es de nueva cuenta el incremento a las tarifas, ya que se van a incluir los costos de construcción, de operación, de mantenimiento, y por supuesto, todas las utilidades y las ganancias serán para las empresas privadas.

Estas no son especulaciones, como ya lo hemos señalado, ya lo hemos denunciado aquí, este caso ya se vivió en España, donde la privatización del servicio eléctrico vino a acrecentar el costo del servicio en un 80 por ciento en la última década.

El mercado viene a hacer negocios, a sacar la mayor ganancia a costa del consumo indispensable… y bueno, en virtud del tiempo, del respeto al tiempo, yo solo quiero señalar, compartir una preocupación por la que consideramos que este dictamen no debe ser aprobado, y es precisamente lo que se plantea en el artículo 155 de la Ley industria de la Ley Eléctrica, que propone la figura de la requisa, es decir, anula el derecho a huelga de los trabajadores.

Y todo mundo sabemos que la requisa es una figura que se contempla cuando se considera estratégico el sector a desarrollar en un país.

Aquí vino una contradicción, porque este dictamen, considera estratégico el sector para no aplicar, no respetar el derecho a huelga de los trabajadores, pero no así para entregarla a manos de privados.

Acerca de 

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona, especializada en Maestría en Medios, Comunicación y Cultura.

Comentar