Posicionamiento en contra de reformas secundarias en materia energética

Posicionamiento en contra de reformas secundarias en materia energética

Posicionamiento en contra del Dictamen de las Comisiones Unidas de Energía y Estudios Legislativos, Primera del Proyecto de Decreto que expide la Ley de Hidrocarburos y se reforman la Ley de Inversión Extranjera, Ley Minera y Ley de Asociaciones Público Privadas

Con su venia Presidente. Compañeras y compañeros Senadores:

Acudo a esta tribuna para argumentar mi voto en contra de este primer paquete de reformas secundarias en materia energética.

Me quiero referir a uno de los muchos impactos negativos que esta reforma traerá.

Me refiero al golpe que recibirán las 153 mil familias que dependen de los trabajadores de PEMEX y a las más de 70 mil familias que dependen de los trabajadores de CFE.

Y es que el respeto a los derechos laborales no ha sido una característica de los gobiernos priistas y mucho menos de los panistas.

Por ello, sostengo que este dictamen que estamos discutiendo vulnera los derechos de los trabajadores porque en sus contenidos se facilita, a partir de la existencia de contratos en manos de privados, esquemas de outsorcing o terciarización de la contratación y eliminando con ello las obligaciones de los patrones con los trabajadores.

Al abrir, con esta reforma, la puerta a empresas extranjeras, estamos privilegiando en cargos de primer nivel o estratégicos de las empresas que manejarán nuestro petróleo a extranjeros por sobre el talento y capacidad de los mexicanos.

El voto a favor significa pasar por alto el fracaso de las privatizaciones ideadas e implementadas por los gobiernos priístas desde hace 30 años. Solamente es cuestión de revisar qué ha pasado con la banca, con los ferrocarriles, con los aeropuertos, con las aerolíneas o con las minas. Al paso del tiempo sólo tenemos malos servicios, precios cada vez más altos y una larga lista de extrabajadores a quienes sus garantías les fueron arrebatadas.

La única realidad que se va a modificar es la de una nueva élite de empresarios que tendrán en sus manos nada más y nada menos que a la empresa que sostiene en gran medida la economía de nuestro país, que aporta el 8 por ciento del Producto Interno Bruto y el 30 por ciento del ingreso del gobierno.

Por desgracia y con mucho pesar advertimos y dejamos testimonio de nuestro voto en contra, que el tiempo nos dará la razón.

Esta reforma que ustedes, mayoría del PRI y del PAN, están votando, despojará a los mexicanos de una de sus mayores riquezas, el petróleo.

Acerca de 

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona, especializada en Maestría en Medios, Comunicación y Cultura.

Comentar