¿Sabemos a qué se refieren cuando hablan sobre los pasivos laborales de PEMEX y CFE?

¿Sabemos a qué se refieren cuando hablan sobre los pasivos laborales de PEMEX y CFE?

Una de las modificaciones más trascendentes que la Cámara de Diputados imprimió a las iniciativas del ejecutivo se encuentra en los artículos transitorios Tercero y Cuarto de la Ley General de Deuda Pública, en los cuales se establece la posibilidad de que el gobierno federal asuma una proporción de los pasivos laborales de PEMEX y de CFE, a cambio de que las empresas negocien con sus trabajadores una disminución de derechos en el contrato colectivo, así como el tránsito de PEMEX al esquema pensionario individualizado de ahorro para el retiro.

Por ello, creo que es necesario aclarar de lo que estamos hablando cuando nos referimos al tema de pasivos labores. Hablamos de los derechos de los miles de trabajadores a un retiro digno, a una pensión justa, así como a garantizar el pago de aquellas pensiones que se han generado conforme al marco vigente y se están cubriendo.

Al respecto, es muy ilustrativo el siguiente análisis de Gerardo Esquivel:

“Para poner eso en perspectiva debemos tener presentes algunos datos: los ingresos de Pemex en 2013 fueron de casi $1.9 billones de pesos; el balance operativo (ingresos menos gastos de operación, concepto cercano al de la renta petrolera) fue de $1.3 billones de pesos; los impuestos, derechos y aprovechamientos que pagó Pemex en 2013 fueron de poco más de $1 billón de pesos; el pago por pensiones de Pemex en 2013 fue de $0.035 billones, es decir, sólo el 1.9% de todos sus ingresos. Compare eso con el 54% de los ingresos que pagó Pemex por impuestos varios al gobierno federal. El pago anual de pensiones es, en todo caso, un porcentaje relativamente pequeño de la renta petrolera (inferior al 3%).

¿Cuánto se puede ahorrar Pemex mediante una renegociación del Contrato Colectivo? Supongamos, exagerando, que sea una cuarta parte. Eso hubiera representado en 2013 alrededor del 0.45% de sus ingresos. Si el gobierno absorbiera un monto equivalente, Pemex habría ahorrado menos del 1% de sus ingresos. ¿Eso lo va a hacer más competitivo? Sí, pero marginalmente. La clave no está ahí. La clave está en el régimen fiscal…”

a) Los derechos pensionarios de los trabajadores de PEMEX, no son efectos de la corrupción de la pequeña cúpula de líderes sindicales, son conquistas laborales al seno de una relación bilateral de trabajo.

b) El contrato colectivo de trabajo es un estatuto con fuerza legal que nace de la libertad de negociación bilateral entre trabajadores y empresa, principio protegido desde la Constitución. Por esa fuerza legal, una vez establecido el contrato, el legislador no puede incidir de forma alguna en su contenido, así sea bajo la simulación que pretenden los transitorios citados que sólo pretenden establecer una suerte de incentivo perverso para que sea la propia empresa la que busque la modificación contractual pretendida.

Dada nuestra visión de Estado, en el Partido de la Revolución Democrática no podemos oponernos a que se garantice el cumplimiento de los derechos laborales. Por el contrario, estamos a favor. Pero es nuestra obligación buscar que se haga de la forma correcta y no como se está planteando.

Se ha criticado al máximo los derechos de los que gozan los trabajadores de Petróleos Mexicanos, que su edad de jubilación es muy temprana y que sus beneficios de pensión son muy altos, o bien que cuentan con grandes privilegios.

Por ello, existe una clara diferencia entre los derechos de los trabajadores y la preservación de los privilegios de los líderes sindicales y los directivos de esta empresa.

Es de verdad lamentable todo lo que se está generando con esta nueva legislación energética. Estamos entregando a manos privadas nuestra principal riqueza, permitimos el despojo de nuestras tierras para garantizar que los particulares puedan explotarlas y, ahora, pasamos por encima de los trabajadores, al establecer condiciones para reducir al máximo sus derechos e, incluso, facilitan su despido.

Por ello, esta reserva busca aumentar la certeza en cuanto al monto de los pasivos que se están reconociendo, proponiendo que sea la Cámara de Diputados quien autorice el monto que será asumido por el Estado para el cumplimiento de estas obligaciones en beneficio de los trabajadores, partiendo de un análisis serio y responsable.

Además, estamos proponiendo eliminar el condicionamiento que se hace para garantizar estos pasivos, a la modificación del contrato colectivo de trabajo de los trabajadores petroleros. Esto es inadmisible, porque constituye una intromisión a la vida sindical y, consecuentemente, un atropello a los derechos de los trabajadores.

Cuando los legisladores del PRI y del PAN plantean en ésta reforma pasivos laborales, los legisladores de izquierda, pero sobre todo la gran mayoría de los mexicanos escuchamos que la propuesta es “autorizarles millones de pesos para usos varios y distintos a los laborales y de los cuales no hay que rendir cuentas y que los pagarán todos los mexicanos”.

Acerca de 

Comentar