A festejarlas, pero con acciones

A festejarlas, pero con acciones

Si queremos que México tenga viabilidad como país productivo, competitivo, con jóvenes cada vez mejor preparados, con tranquilidad en sus calles y paz en todas las ciudades, entonces deberemos enfocar gran parte de nuestra energía social y recursos a apoyar a las madres de familia.

Hay muchos motivos para celebrar a las madres hoy, pero también tenemos urgencia como sociedad de apoyarlas todos los días, con acciones concretas, para que puedan salir adelante con sus familias.

Revisemos tan sólo cómo está compuesta la sociedad mexicana, y en particular la Ciudad de México, para darnos cuenta de que los programas y políticas a favor de las madres de familia que desde la izquierda estamos promoviendo tienen una meta estratégica para la viabilidad de nuestra sociedad.

En México, más del 24% de los hogares tienen jefatura femenina. En el Distrito Federal, poco más del 31.4% son encabezados por una mujer. Hace una década apenas era el 25.8%. Estamos hablando de que más de una tercera parte de las familias tienen en ellas su pilar principal para salir adelante, no sólo los hijos, pues muchas veces también la mujer se hace cargo de sus padres ya ancianos.

Y aún en los casos donde la mujer no es la jefa de familia, la manutención se logra también gracias a los recursos que aporta. A nivel nacional, en el 70.5% de los hogares se cuenta con la aportación de ingresos por parte de ellas.

Este esfuerzo cotidiano para sacar adelante a la familia no es nada fácil porque persisten en nuestra sociedad estructuras mentales que le impiden a la mujer desarrollarse con libertad en todos los ámbitos. Son creencias que se reflejan en leyes e instituciones que discriminan a la mujer, impidiéndole ejercer plenamente sus derechos. Las consecuencias las paga toda la familia al no tener sus integrantes mejores oportunidades de acceso a la educación, a un trabajo bien pagado, a la salud y la recreación.

Por eso es que debemos insistir en cambiar aquellas leyes o normas que impiden a las mujeres ejercer todos sus derechos en libertad, porque una madre siempre va a procurar el bienestar de su familia, y con ello se estará logrando un gran impacto social.

Desde la Asamblea Legislativa nos hemos propuesto eliminar esos obstáculos para asegurar a cada madre de familia que la legislación de nuestra Ciudad esté de su parte, apoyándola a ella directamente, pero también a sus hijos. Por eso promovimos cambios para sancionar cualquier forma de violencia hacia ellas, y en cualquier ámbito (casa, trabajo, transporte público o escuela).

También hemos legislado para que las estancias infantiles de la ciudad tengan condiciones más seguras, y ellas puedan acudir a trabajar o estudiar con tranquilidad.

En el caso de los jóvenes hemos emprendido acciones muy concretas para apoyarlos, porque ha sido una constante la justa demanda de las madres de familia para que se haga algo contra las adicciones que los acechan. Hoy funciona en la capital del país un Instituto para Atención y Prevención de las Adicciones de la Ciudad de México que no trata a nuestros jóvenes adictos como delincuentes, sino como enfermos, y como tal les ofrece terapias y diferentes recursos de manera integral tanto a ellos como a sus familias.

De igual forma, sabemos que la educación puede cambiar vidas enteras, por lo que recientemente la Asamblea ha puesto en marcha un programa de becas para que una primera generación de cuatro mil jóvenes continúen sus estudios.

Son esos tan sólo unos ejemplos de lo que estamos haciendo en la Asamblea Legislativa para apoyar a las mujeres capitalinas, particularmente a las madres de familia, para que no sea la incertidumbre ante el porvenir lo que determine su forma de vivir, sino la tranquilidad de saber que no está sola en la permanente tarea de cubrir las necesidades de los suyos, porque es una responsabilidad que compartimos.

Estoy segura de que al celebrar hoy a cada una nuestras madres y abuelas, todos les refrendaremos con acciones nuestro apoyo para que ellas también cumplan sus anhelos y ejerzan su derecho a la felicidad.

Además de mi más sincera felicitación, les expreso desde este espacio también mi reconocimiento porque su labor como mamás es estratégica para que a todos nos vaya bien.

Sígueme en Twitter: @Ale_BarralesM

Columna en El Universal

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar