ALDF en pro de la educación

ALDF en pro de la educación

Una atención real al problema de los jóvenes que no tienen opción para estudiar o trabajar la ha dado la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, construimos una alternativa para ofrecer 20 mil espacios a nivel licenciatura y bachillerato. Esperamos que pronto legisladores federales y locales tomen cartas en el asunto.

Nos lanzaron la llamada de alerta al cuantificar en 7 millones los jóvenes a quienes no se les ha podido ofrecer una opción académica o laboral, tanto el gobierno federal, autoridades locales y legisladores sabemos lo que representaba para la sociedad dejar en el abandono a tantas generaciones.

Pero la preocupación tiene que venir acompañada de acciones concretas para resolver un problema, hablar en voz alta de las dificultades debe servir no sólo para hacer consciencia sino para movernos y construir opciones de solución. Lo peor es darla la espalda y cerrarle la puerta a los jóvenes, cancelarles la oportunidad de soñar con una vida y un país mejor.

Hasta el momento parece que la ALDF es el único órgano legislativo que se tomó en serio el problema, de su propio gasto tomó 150 millones de pesos y en diciembre pasado logró construir el Fideicomiso del Fondo de Apoyo a la Educación y al Empleo de las y los Jóvenes del Distrito Federal que permitiera firmar convenios con la Universidad Nacional Autónoma de México, el Instituto Politécnico Nacional, la Secretaría de Educación Pública y siete universidades privadas y permitir que los jóvenes continúen sus estudios.

Durante la firma de convenio con el IPN el pasado 5 de octubre hice una convocatoria que hoy reitero en este espacio, es un llamado a todos los que hacen trabajo en la Cámara de Diputados, el Senado y los diferentes Congresos locales, a conceder un porcentaje del gasto similar al que cedió la ALDF, de lograrlo no tendríamos a un solo nini en nuestro país. Sí se puede, sí hay condiciones para hacerlo, no pasa nada, hay que renunciar a una serie de cosas que no nos cambian la vida, pero que si podrían cambiar el futuro de nuestro país.

Construir un Fideicomiso y lograr convenios con instituciones de educación superior ha sido muy importante para la Asamblea porque rompimos paradigmas, primero porque hubo muchas voces que cuestionaban esta decisión, porque consideraban que no era competencia del órgano legislativo, sino del ejecutivo. No podemos negar que el Gobierno del Distrito Federal hace su esfuerzo, pero si sumamos alternativas podemos dar mejores resultados.

En esta suma de voluntades fue muy importante que los grupos parlamentarios de todos los partidos representados en la ALDF apoyaron la propuesta, porque no se trataba de sacar ventajas políticas, sino de dar respuesta a un sector de la población. Cerramos filas los diputados locales para garantizar escuela a los jóvenes que hoy no tienen esa oportunidad.

Cada uno de los grupos parlamentarios mantiene sus posiciones políticas e ideológicas, nuestras diferencias son conocidas por todos, pero en este tema de los mal llamados ninis se actuó con absoluta responsabilidad y madurez.

El mensaje de los diputados en la ALDF que queremos enviar es que habemos mexicanos dispuestos a trabajar para mejorar la situación del país y cuando hablamos de mexicanos comprometidos no hablo solo de los legisladores incluyó a la UNAM y su rector José Narro donde se ofrecen 14 diferentes licenciaturas a distancia, al IPN y su directora Yoloxóchitl Bustamante que recibe a jóvenes a nivel Bachillerato y Licenciatura, así como los directivos de las universidades privadas y la Secretaría de Educación Pública.

Cada quien debe hacer lo que le corresponde para cambiar la realidad que no nos gusta, los legisladores tenemos un compromiso particular porque representamos a la gente. Por eso queremos convocar a otros diputados y senadores pues urge que todos actuemos.

Este martes ampliaremos el acuerdo, ahora con la Universidad Autónoma de la Ciudad de México para becar a 850 estudiantes.

Un reto que hemos asumido después de los convenios con las instituciones de educación superior es vincular la academia con el sector empresarial e industrial, para ello ya estamos en pláticas con las Cámaras empresariales para que nos digan con que especialidad quieren a estos nuevos profesionistas y poder incorporarlos a la cadena productiva.

Pensar que las cosas no pueden cambiar es un lujo que no podemos darnos, cancelar los sueños y aspiraciones de los jóvenes es una irresponsabilidad con graves consecuencias para el país. El desarrollo de una nación sólo se logra con educación y esa es nuestra apuesta.

Columna en El Universal

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar