Combatir la violencia de género, un reto

Combatir la violencia de género, un reto

El trabajo que realizamos en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) es de avanzada y, una vez más, lo demostramos porque hace unos días la Cámara de Senadores aprobó crear el tipo penal de feminicidio, cuando nosotros dimos uno de los primeros pasos y entró en vigor en julio del año pasado en la ciudad de México.

Al igual que el Distrito Federal, otras entidades del país han incluido en sus Códigos Penales este nuevo delito, unos antes y otros después, como son los casos de Chihuahua, Guerrero, Guanajuato, Tamaulipas, Morelos, Veracruz, Tabasco, Estado de México, entre otros. Pero en conjunto, todos estos estados de la República buscan combatir la violencia de género.

En la quinta legislatura, la aprobación de este nuevo tipo penal en la ciudad de México, desde mediados del año pasado, nos confirma que estamos haciendo bien las cosas porque se trata de la defensa de los derechos humanos de las mujeres y es un reconocimiento a la necesidad de atender, poner fin a la impunidad y erradicar este tipo de delito en nuestro país.

Ahora, la Cámara Alta decidió sumarse junto con nosotros en esta tarea.

Tipificar el feminicidio es un paso relevante, muy significativo, porque es una forma de poner un alto, de advertirles a quienes atentan en contra de la vida de las mujeres que podrían ser castigados con más de 60 años de cárcel.

Pero nuestra apuesta, la apuesta de todos, de ciudadanos, autoridades y legisladores, debe ser evitar a toda costa que el fenómeno de la violencia hacia las mujeres continúe y, al mismo tiempo, instrumentar acciones penales que no sean una simulación.

A pesar de que el Distrito Federal no es considerado como una zona con el mayor número de feminicidios “de junio del 2011 a febrero de este año se han registrado 39 casos”, nos sentimos obligados a impulsar reformas legales que rompan con patrones de conducta que afectan a las mujeres y a la sociedad. Y aunque haya sólo un caso, eso es preocupante y no que hay dejar que pase inadvertido.

Lo que es evidente es que no nos podemos cruzar de brazos sin promover los cambios que se necesitan. Según el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), de 2007 a 2010 se han cometido al menos dos mil homicidios dolosos en contra de mujeres y niñas en 18 entidades del país.

Esta cifra es alarmante, indignante. ¿Qué pasa con los valores que estamos fomentando en nuestra sociedad?, si uno de cada cuatro mexicanos y mexicanas, piensa que muchas mujeres son violadas porque provocan a los hombres, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Discriminación.

La idea de “ni una mujer golpeada más en el Distrito Federal” ha tenido un eco importante entre la población, pues sensibiliza a las mujeres y hace pensar dos veces a los agresores. Pero aún falta mucho por hacer.

La Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, destaca que en la ciudad de México un 41% de las mujeres solteras entre 15 y 24 años de edad han sufrido algún tipo de agresión, lo cual es muy preocupante.

Desde la Asamblea Legislativa del Distrito Federal estamos trabajando para erradicar la violencia y no solamente hemos aprobado tipificar el feminicidio, sino aumentamos las penas a quienes ejerzan cualquier tipo de agresión hacia las mujeres, cárcel a quien no cumpla con el pago de la pensión alimenticia, registros públicos en contra de golpeadores y padres irresponsables morosos.

Falta mucho por hacer, pero todos juntos, gobierno, diputados y ciudadanos debemos unirnos para erradicar cualquier tipo de violencia.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar