Compromiso renovado por el Distrito Federal

Compromiso renovado por el Distrito Federal

Una vez más en los acuerdos nacionales sale a relucir la necesidad de la Reforma Política del Distrito Federal, que equipare los derechos políticos de los capitalinos, con el resto de los ciudadanos del país. De nuevo les tomamos la palabra, porque al parecer todos estamos de acuerdo.

En el marco del Pacto por México, un tema ineludible fue esta Reforma Política para nuestra ciudad; este ha sido un debate pospuesto por cuestiones políticas y lamentablemente los perdedores han sido los habitantes del Distrito Federal.

Es muy interesante que en estos momentos todos los partidos políticos, no sólo a nivel local, sino también a nivel nacional, estén abiertos y dispuestos a avanzar en esta tan esperada reforma. Actualmente ya no hay argumentos para detener el avance ciudadano, el goce pleno de derechos.

Ya hemos vivido la experiencia de negar el avance democrático por temor a perder el control político, pero el Distrito Federal ha dado muestra a la clase política de madurez y convicción, porque a pesar de los límites en los derechos políticos, desde 1997 han optado por la expresión política de izquierda mayoritariamente.

Nuestra ciudad se convirtió en el bastión de la izquierda a nivel nacional, el proyecto político que encontró arraigo y eco en la población más educada e informada del país; que se identificó con su proyecto de gobierno y lo avaló.

Porque los capitalinos hemos visto una y otra vez detener este esfuerzo ciudadano, un primer gran logro se alcanzó en el año 2000, la mayoría de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal presentó una iniciativa al Congreso de la Unión, entonces en el Senado se detuvo bajo el argumento de que carecía de esa facultad.

En el 2010 nuevamente la Asamblea Legislativa del Distrito Federal logró un acuerdo nunca antes logrado; todas las fuerzas políticas de la ciudad logramos con el gobierno una propuesta de reforma constitucional, misma que entregamos al Senado de la República para que ellos valoraran este esfuerzo y la presentaran como propia, de esta manera poder transitar el proceso legislativo.

Tuve la responsabilidad de encabezar este esfuerzo de la Asamblea como presidenta de la Comisión de Gobierno, el planteamiento fue modificar el artículo 122 de la Constitución para darle otro estatus jurídico al Distrito Federal y convertirlo en Ciudad Capital donde se encuentran los poderes federales, pero que pudiera tener su propia Constitución para contar con autonomía económica y política.

En aquél momento insistí ante los senadores que pudiéramos darle un regalo a los capitalinos en plenos festejos del Bicentenario, la garantía de gozar los derechos que tienen todos los habitantes del resto de las entidades de la República.

Pero una vez más quedó detenido en los archivos del Senado, por intereses políticos a quienes poco le importan el avance de la ciudad de México.

Hoy estamos nuevamente en la antesala del debate, se han renovado los compromisos para avanzar y concluir esa Reforma Política. He propuesto que no se parta de cero, siempre se debe tener una base para iniciar la discusión y ese punto de partida fue el que logramos los representantes de los capitalinos en 2010.

Esta es una gran oportunidad de la clase política de alcanzar los pasos agigantados con los que camina la población, porque la ciudad de México es la cara de modernidad, el avance, la vanguardia de nuestro país y eso nadie lo detiene.

El presidente de la República, el jefe de gobierno, los líderes en el Congreso, los representantes populares estamos de acuerdo de avanzar en el Distrito Federal. Es momento de saldar una cuenta pendiente con los capitalinos.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar