Congruencia y responsabilidad

Congruencia y responsabilidad

Una aspiración de las sociedades democráticas es que el debate público en el ámbito de la política deje de ser exclusivamente una confrontación estéril de ideas, y se constituya en un instrumento eficaz de construcción de acuerdos en beneficio de la población. Sobre todo en temas de trascendencia.

Gracias a la participación del PRD se logró que el paquete económico y fiscal para el año 2014 no considerara gravar con IVA alimentos y medicinas, como muchos daban por hecho.

Ahora, pasado el trámite legislativo y con un claro sentido de oportunismo, no ha faltado quien pretenda minimizar e incluso desconocer ese logro histórico de la izquierda.
Pero el hecho de que esa iniciativa del Ejecutivo federal considerara nuestras propuestas no implicaba que ésta se aprobara en automático y sin discusión alguna. Durante la deliberación legislativa que se tuvo la semana anterior, particularmente en el Senado de la República, quedó claro que los legisladores que integramos la bancada del PRD estábamos obligados a actuar con congruencia y reconocer que la propuesta contemplaba causas y preocupaciones de la izquierda.

Por ejemplo, poner fin a los privilegios fiscales de las grandes empresas, establecer límites a los excesos de la consolidación fiscal, eliminar el impuesto a los depósitos en efectivo o que por primera vez se vinculara el ingreso con el gasto social mediante la previsión de programas importantes como el seguro de desempleo o la pensión universal a adultos mayores. En los aspectos que no coincidimos, expusimos los argumentos que permitieron ajustar la propuesta original, como por ejemplo no incrementar a el ISR de quienes ganan más de 500 mil pesos al año, evitando que se afectara a la clase media, pero siendo enfáticos en la progresividad de los impuestos.

Respecto de los temas en que no hubo acuerdo ni posibilidades de ajuste, nos manifestamos en contra. Voté en contra de igualar el IVA en las zonas fronterizas, por la directa afectación a aproximadamente 6 mil 200 empresas maquiladoras. Tampoco acompañamos medidas que, a nuestro parecer, resultaban gravosas y contrarias a intereses de amplios sectores de la sociedad, como por ejemplo gravar los alimentos para animales de compañía, entre otras. Por lo anterior, es inadmisible el señalamiento de que se aprobó en sus términos la propuesta del gobierno federal o que la legislación aprobada no incluye ninguna proposición de la izquierda.

Actuar de manera responsable no es condición exclusiva del debate legislativo, también es exigible a todos los actores políticos y a quienes se encargan de difundir los trabajos del Congreso de la Unión, dada su influencia en la formación de la opinión pública. Lo que menos necesita nuestro país en estos momentos es polarizar a la sociedad mediante discursos de odio o alentando campañas de linchamiento como las que lamentablemente se han presentado en los últimos días.

La participación del PRD en las distintas mesas de negociación no implica sumisión, ni es un cheque en blanco para el gobierno federal. En la medida que nuestras propuestas sean tomadas en cuenta mantendremos la ruta del diálogo y construcción de acuerdos que beneficien a la sociedad. Cuando ello no sea posible, desde el Congreso modificaremos las propuestas o las rechazaremos con nuestro voto, como sucedió con la reforma hacendaria. Incluso, meditaremos nuestra continuidad en esos espacios.

Senadora de la República por el PRD

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar