Consenso: oportunidad y reto

Consenso: oportunidad y reto

Quienes habitamos en la capital de la República merecemos tener plenos derechos y contar con un marco normativo que responda a las necesidades, prácticas sociales, lenguaje y condiciones de una sociedad del siglo XXI.

De ahí la importancia de que se haya instalado formalmente la mesa para la reforma política del Distrito Federal, dentro de los trabajos del Consejo Rector del Pacto por México. En ese espacio hay representación del PAN, PRI y PRD, de ambas Cámaras del Congreso de la Unión y de los gobiernos de la República y de la Ciudad de México.

Como materia de análisis se han considerado las iniciativas presentadas por partidos políticos y por la V Legislatura de la ALDF, así como la propuesta remitida por el Jefe de Gobierno, sin descartar que en días próximos los propios integrantes de la mesa hagan nuevos planteamientos.

La última gran modificación que se dio en cuanto al régimen constitucional y de gobierno del Distrito Federal, data de 1996 y permitió que hoy día los capitalinos dispongan de mecanismos democráticos para la elección de sus representantes populares y tengan autoridades propias, aspecto que por extraño que parezca era impensable hace 20 años.

Pese a esos avances conserva una posición excepcional que lo distingue y diferencia de los demás Estados de la República, fundamentalmente porque aquí tienen su sede los Poderes Federales. Por esa razón, tanto el Congreso de la Unión como la Administración Pública Federal tienen atribuciones en torno a esta entidad, en temas por demás trascendentes como Seguridad Pública, Endeudamiento y Presupuesto.

Es momento de revisar el esquema constitucional que priva respecto de esta entidad, el cual se ideó al amparo de teorías y condiciones jurídicas, políticas y sociales totalmente diferentes a las que privan en la actualidad.

Los primeros acercamientos e intercambios de ideas con integrantes de la mesa de trabajo permiten ser optimistas y augurar que la reforma habrá de concretarse y no quedará sólo en el intento como en ocasiones anteriores. Todos los integrantes hemos reconocido que se trata de un tema de la mayor importancia dentro de la agenda nacional y, por tanto, se le debe dar atención prioritaria.

Uno de los puntos de coincidencia es aprovechar esta sinergia para que la propuesta sea presentada y aprobada en el siguiente periodo de sesiones del Congreso de la Unión, que inició a partir del 1 de septiembre.

Entre los temas que formarán parte de la agenda se encuentra la naturaleza y denominación de este espacio, redefinición de la organización y atribuciones de los órganos de gobierno locales, los principios de regulación metropolitana, facultades de los Poderes Federales y estatuto de capitalidad.

De vital importancia será el establecimiento de las bases para la expedición de la Constitución Política local, así como el procedimiento y órgano facultado para su elaboración.

El proceso ha iniciado y no hay vuelta atrás, si todo resulta como se tiene previsto antes de concluir este año la Ciudad de México tendrá un nuevo status constitucional que termine con la condición de excepción que limita las atribuciones de los órganos de gobierno locales, pero sobre todo restringen los derechos de la ciudadanía.

Esperamos que este ánimo de apertura y diálogo de las fuerzas políticas, así como la visión de tomar las mejores decisiones en beneficio de la población sea el que prive en el análisis de otros temas determinantes para el futuro del país y no solamente en lo que respecta a la reforma política del Distrito Federal.

Senadora por el PRD

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar