¿Cuáles son los beneficios del Horario de Verano en México?

¿Cuáles son los beneficios del Horario de Verano en México?

Cada primer domingo de abril, desde hace 20 años, los mexicanos debemos adelantar una hora nuestros relojes, incluidos los biológicos. Desde hace dos décadas México es uno de los más de 80 países que han puesto en práctica el horario de verano como parte de una serie de esfuerzos entre gobierno y sociedad para fomentar una nueva cultura de ahorro y uso eficiente de la energía.

Si bien el adelantar los relojes ha generado polémica y rechazo, también ha brindado resultados.

De acuerdo a datos del Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE), en 2015 la aplicación del horario de verano permitió a nivel nacional un ahorro en el consumo de energía eléctrica de 1,034.52 gigawatts hora, lo que para darnos una idea significaría dar luz un año completo a 596 mil casas.

Y quizá lo más importante es que, según el FIDE, durante 2015 el horario de verano evitó la emisión de 504 mil toneladas de bióxido de carbono, que como sabemos es el principal contaminante del efecto invernadero.

Nuestra Ciudad acaba de pasar por una fase de contingencia que encendió los focos rojos y puso en alerta a las autoridades no solo locales, sino también del área metropolitana y federales. Es por ello que debemos seguir impulsando todo tipo de acciones que contribuyan a cuidar nuestro planeta, porque es el sitio donde vivimos y el que dejaremos a nuestros hijos y nietos.

La ONU advierte que los desastres relacionados con el clima, como las inundaciones y las olas de calor ocurrieron casi a diario en la última década, dos veces más a menudo que hace 20 años.

El Horario de Verano es una de tantas medidas necesarias que debemos adoptar para cuidar el planeta. No sólo en México, sino a nivel global, todos debemos contribuir, desde nuestra trinchera, con acciones en el hogar, el colegio, nuestro trabajo y, en general, en la vida diaria.

¿Cómo podemos contribuir? Muy sencillo, organizaciones como Greenpeace México recomiendan la aplicación de “Las tres R” en nuestra vida diaria: Reduce, Reusa y Recicla. Al ponerlas en práctica estaremos contribuyendo a generar una conciencia ecológica y ayudando a preservar nuestro ambiente.

También podemos apagar las luces del hogar, utilizar focos ahorradores, desenchufar los aparatos electrodomésticos cuando no los ocupes, usar el transporte público, bicicleta, entre muchas otras.

Un estudio realizado por la Facultad de Medicina de la UNAM, titulado El cambio de horario y la salud, reveló que la aplicación del horario de verano sí puede ocasionar efectos negativos en algunas personas, tal como ocurre cuando se viaja a un país con horario diferente. Sin embargo, para muchas personas el ajuste apenas es perceptible y les toma unos días acostumbrarse. Por ello, expertos recomiendan evitar tomar siestas durante el día, para dormir bien en las noches, por lo menos durante los primeros 10 días del cambio de horario, así como fijar horas para dormir y levantarse, y tratar de descansar lo más posible los dos primeros fines de semana.

No se trata de una medida extraordinaria. Ningún esfuerzo que se haga para cuidar nuestro medio ambiente lo es. Debemos tener en cuenta que cada paso que demos en nuestra vida diaria tendrá un impacto en nuestro hábitat. Y depende de nosotros si queremos que ese impacto sea positivo o negativo. En nuestras manos está la protección y preservación del medio ambiente. Así que no olvides el próximo sábado, antes de ir a dormir, adelantar una hora tu reloj.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar