Dos presupuestos, dos compromisos

Dos presupuestos, dos compromisos

La forma en que se definen las prioridades de un gobierno a otro marcan sus prioridades. A nivel nacional la gente no deja de resentir el impacto por los aumentos de la gasolina, el gas, incluso la leche Liconsa.

En el Distrito Federal tratamos de devolverle a la población en programas y atención a la población lo que invierte en la ciudad.

Vale la pena hacer la diferencia, porque al final es lo que define a un gobierno de izquierda y uno de derecha.
A nivel nacional se decidió mantener los gasolinazos, es decir el incremento mensual del combustible, a pesar del impacto inflacionario que produce en toda la cadena productiva y que coloca en permanente depreciación el salario de los trabajadores.

La gente no se explica porque somos un país petrolero, pero con las gasolinas más caras; claro en medio un proceso de refinación y en 2008 se anunció la creación de una nueva refinería para este sexenio y se quedó solamente en eso, en anuncio.

Aquellos que fueron los más duros críticos del programa de Adultos Mayores en la Ciudad de México, ahora lo instrumentan. Para el Distrito Federal el tema era de justicia social, porque no se podía dejar en la indefensión a tantas personas de la tercera edad.

Es sano que repliquen las políticas exitosas, lo cuestionable es que se anuncie que el programa 70 y más de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) se amplié a las comunidades urbanas en 2012, la pregunta es por ¿qué lo hacen precisamente en el último año de esta administración federal y no al principio, por qué coincide con el proceso electoral?.

El Secretario de Economía no sólo aplaude el incremento de la gasolina, sino que su dependencia anuncia que el tanque de gas de 20 kilos costará 220 pesos y uno de 30 kilos 450 pesos, además Desarrollo Social determinó que el litro de leche Liconsa va a costar ahora 4.50 pesos.

Especialistas de la UNAM nos dicen que el 64 por ciento de los trabajadores en el país no puede adquirir una canasta básica, pues mientras el salario mínimo sea de 58 pesos, pues seguiremos siendo un país donde más de la mitad de la población no tiene para comer.
En el Distrito Federal la prioridad en la gente, la responsabilidad primaria de las autoridades es ofrecer un piso parejo de oportunidades para el desarrollo de cada uno de sus habitantes. Por eso las acciones que tome la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) para la integración del presupuesto será cuidar los programas sociales y las acciones que ayuden a la economía de las familias.

Las medidas económicas que se toman a nivel nacional, irremediablemente repercuten en la ciudad, por eso en el Distrito Federal se tienen que tomar medidas a través de programas que apoyen el desarrollo de los individuos, de las familias, de la comunidad.

La Asamblea Legislativa habrá de aprobar un presupuesto para el 2012 que ayude a reducir el impacto del alza de precios, un gasto sensible a las necesidades de la población.

La ciudad tendrá en el 2012 un año complicado en términos económicos por la inestabilidad de los mercados internacionales y la reducción de las transferencias federales, sin embargo el reto de los legisladores es aprobar un paquete financiero que fortalezca la economía del Distrito Federal y proteja los ingresos familiares.

Se estudiarán propuestas y se construirán proyectos para que a través de subsidios y descuentos se de atención a servicios e impuestos. El transporte público no tendrá aumentos, el Metro que el medio de movilidad más importante de la capital del país mantendrá su costo y lo mejor es que en el 2012 se va a inaugurar la Línea 12 que podrá ofrecer e servicio a casi 400 mil personas, reduciendo su tiempo de traslado de más de 2 horas a 45 minutos.

El presupuesto para la ciudad en el 2012 aplicará los criterios de equilibrio, austeridad y visión social. Incluso hay programas sociales que se convertirán en leyes para garantizar que los apoyos a la gente se apliquen y mejoren la economía familiar.

La justicia social será la guía del presupuesto, además de introducir un conjunto de medidas y dispositivos de austeridad, se blindarán programas prioritarios y se fomentará su crecimiento.

Al final la gente sentirá la diferencia, como ha sido de 14 años a la fecha, lo que se tiene se invierte en la ciudad, en la gente, en el futuro del Distrito Federal.

Columna en El Universal

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar