Educación, reto del presente y futuro

Educación, reto del presente y futuro

La propuesta es garantizar la preparación de más de 7 millones de jóvenes.

El sistema educativo en México vive una crisis desde hace décadas, sin embargo hoy vivimos una realidad que debe alarmarnos y que nos obliga a que exista un verdadero compromiso con la educación y el futuro.

Durante las campañas políticas el tema de la educación se incluye como una prioridad, al inicio de un gobierno o de una legislatura se trazan grandes proyectos para el sistema educativo, sin embargo, estas ideas sólo se quedan en el papel y se ha permitido que el problema llegara a este nivel. Cuando en otros países la educación ha revolucionado su nivel de desarrollo, en México se mantiene una cobertura de educación básica, el grado de escolaridad promedio en el país es de 7 años, con esa escolaridad en nuestro país no hay ciencia y tecnología que encaminen a la nación por otro rumbo.

México no puede seguir siendo un país productor de materias primas, el futuro de la nación tiene que ir de la mano con la educación de su gente., por eso tenemos que comprometer a las autoridades, modificar las estructuras, cambiar sistemas que verdaderamente detonen el conocimiento, porque sin él, no hay desarrollo.

De acuerdo con cifras presentadas por José Narro, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en México sólo 3 de cada 10 jóvenes va a la universidad y de cada 100 niños que ingresan a la primaria, 21 egresan de una institución de educación superior. Hay un rezago educativo en el cua es urgente la intervención del estado si se quiere que la educación sea motor de desarrollo nacional.

Un problema con muchas aristas:

En nuestro concepto, en materia de educación media superior y superior, son cinco tipos de problemas que debemos atender estratégicamente:

a) El de las personas que no tienen acceso a la educación
b) El de las personas que tiene estudios inconclusos a efecto que tengan mejores oportunidades de empleo
c) La imposibilidad de vincular la educación con el empleo
d) La escasez de educación complementaria, es decir, actividades que fortalezcan el sano desarrollo de niños y jóvenes
e) El anacronismo del modelo educativo.

La educación es una tarea de estado que debe ser abordada de manera integral para garantizar movilidad social y acceso al mercado laboral. Por ello, el tema de qué, quién y cómo educa es crucial para la dirección de una sociedad. Sobre todo de lo que un gobierno hace en esta materia, permite descubrir la sociedad que se propone construir.

EDUCACIÓN PARA TODOS LOS QUE QUIERAN

Nuestro punto de partida es que el Estado debe asumir la tarea de ofrecer educación de forma integral; invertir y garantizar la movilidad y el acceso al mercado laboral. Un gobierno que asume esta responsabilidad aporta significativamente en la sociedad que aspira a construir.

En México hay más de 10 millones de jóvenes en edad universitaria (19 a 23 años), de éstos más de 3 millones están inscritos en licenciatura y casi 280 mil en posgrado, alcanzando una cobertura de 32.8% para ese nivel. Un millón 180 mil 694 lo hacen en colegios particulares.

Los índices internacionales reflejan que la cobertura en educación superior (2011) en Cuba de 100%; Venezuela, 79%; Argentina, 69%, Uruguay, 64%; Chile, 52%; Panamá, 45%; Ecuador, 42%; Bolivia, 38%; en tanto que Brasil y Perú alcanzan 34%. La baja tasa de cobertura en México se debe a que en más de 30 años no se han creado instituciones púbicas de alcance nacional, la última fue la Universidad Pedagógica Nacional, en 1978.

De acuerdo con la Secretaría de Educación Pública, en lo que va de este sexenio se han creado 750 mil nuevos espacios en educación superior. Más de 50 mil lugares corresponden a esfuerzos recientes de la UNAM, el IPN y la UAM para ampliar su matrícula. La otra es que la actual administración federal impulsó institutos tecnológicos y politécnicos.

Es por ello que a través de distintos ordenamientos promoveremos reformas para que se pueda dar continuidad a la educación media superior y superior con la introducción de tecnologías de la información que, además de ampliar el número de espacios de manera virtual, sin necesidad de aulas, oferten una educación en competencias, de manera abierta a distancia. Esta innovadora modalidad de estudios atañe a dos problemas a la vez. Por un lado ofrece una solución al tema de la cobertura y por otro, al de la deserción.

Mecanismos para concluir estudios e impactar en el desarrollo local. Sólo 18.1% de los mexicanos en edad de concluir estos estudios (23 años) lo hace, el Brasil, el porcentaje es de 27.7; en España 33.1 y en Portugal, de 45.3. La propuesta en este renglón es hacer que valga la pena quedarse en la escuela, ya que esta represente una mejora en las oportunidades laborales y monetarias de quienes se gradúan. Se debe promover un giro a la currícula para responder a las economías y conflictos sociales locales. Combatir las desigualdades territoriales en el acceso a la educación.

Esto se logra con un enfoque educativo basado en competencias, en el que se rompa con el esquema de educación tradicional en el que el maestro transmite el conocimiento a uno en el que el alumno aprenda a adquirirlo. De esta manera, al enfrentar a la competencia laboral, el individuo cuenta con las herramientas intelectuales y el potencial para desempeñarse echando mano de ellas.

Es importante dejar en claro que la producción del conocimiento debe tener como sentido el desarrollo local. Esta es una nueva forma en la cual las universidades pueden colaborar con el desarrollo y contribuir a que la sociedad adquiera la capacidad de aprender; necesidad asociada con los procesos culturales e innovaciones.

Sólo el conocimiento traerá el desarrollo al país, apostemos a le educación.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar