El eslabón más importante

El eslabón más importante

Decía Noam Chomsky:

“Enseñar no debe parecerse a llenar una botella con agua, sino más bien a ayudar a crecer una flor a su manera”.

La educación se encuentra en un momento crucial, no sólo en nuestro país sino a nivel global. Hoy, más que nunca, estamos conscientes de que el aprendizaje es un elemento de transformación. Sin embargo, ningún proceso de esta naturaleza estaría completo sin los responsables de llevar a cabo este cambio de fondo: las y los miles de maestros de nuestro país.

Estamos conscientes de que quienes dirigen el sistema educativo, los centros escolares y quienes imparten el conocimiento en el aula, deben incorporarse al servicio debidamente formados. Asimismo, deben contar con oportunidades gratuitas, idóneas, pertinentes y calificadas de formación continua, actualización de conocimientos y desarrollo profesional, que les permitan mantenerse acordes con las competencias profesionales necesarias.

Los esfuerzos que se están llevando a cabo para mantener una estructura del sistema educativo y redireccionar el rumbo de la educación en México son de gran reconocimiento.

Sin embargo, si queremos que este esfuerzo nacional e institucional signifique una verdadera mejora en la calidad de la educación, es de vital importancia reconocer el papel fundamental de los maestros para el cumplimiento de este objetivo.

Es por eso que ellos son y serán, para la Ciudad de México, parte fundamental de la estructura de nuestro sistema educativo.

Al parecer nos hemos olvidado de la importancia, relevancia y trascendencia que tiene un maestro en la vida.

Nos hemos olvidado que su vocación, dedicación y trabajo son invaluables y, por lo tanto, a aquellos profesores comprometidos con su labor se les debe brindar el mismo acompañamiento y apoyo que ellos dan a nuestros hijos, no solo para mejorar sus capacidades, sino para mejorar verdaderamente su calidad de vida.

Si no fue antes lo haremos ahora, esta ciudad tiene el compromiso de elevar la calidad educativa a partir de la dignificación docente.

Queremos que en la Ciudad de México las maestras y maestros gocen del respeto público y valoración social que merecen en el desempeño de su labor educativa.

En esta ciudad, nuestra Ciudad de México, estamos orgullosos de contar con maestras y maestros comprometidos, con verdadera vocación de servicio, de enseñanza, de entrega, profesores propositivos y con hambre de aprendizaje, porque saben que su labor no termina cuando suena la campana de salida, sino que mantienen su búsqueda del conocimiento y  porque creen que México puede ser el mejor lugar para vivir, porque todavía cuentan con la esperanza de que los jóvenes serán la voz de cambio de nuestra nación.

Los profesores son el eslabón de inicio en esta cadena que llevará a la transformación de nuestra sociedad. Es por eso que nos sentimos orgullosos de que la próxima semana comenzaremos con el programa de Profesionalización y Capacitación Voluntaria a miles de maestros del Distrito Federal.

Éste es, necesariamente, el primer paso para poder avanzar hacia un verdadero cambio de fondo en la educación.

Y no podría ser posible sin la colaboración y disposición de todos, quienes hemos coincidido en que esto no es solamente un acto de agradecimiento, por el contrario, es una acción que debe ser atendida con urgencia, porque de ello depende que millones de nuestros jóvenes tengan una oportunidad para mejorar su calidad de vida en el futuro.

Estoy segura de que los maestros y maestras de esta ciudad serán ejemplo, una vez más, de que trabajando juntos podemos hacer la diferencia de la educación en México.

—0—

Secretaria de Educación del Distrito Federal 

Twitter: @Ale_BarralesM    Facebook: Alejandra Barrales

Columna en El Universal

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar