El respeto a la diversidad sexual e identidad de género

La emisión de leyes con un enfoque incluyente y de respeto a las libertades sexuales tiene que asumirse como un deber del Estado, dado que implica proteger, promover y potenciar los derechos fundamentales de las personas, como lo ordena la constitución federal.

Pese a ello, por paradigmas sociales o principios partidistas, el respeto a la diversidad sexual e identidad de género en sentido amplio sigue siendo tema de escueta regulación en nuestro país. Muchos Estados no solo han omitido incluir en su sistema legal normas protectoras de este tipo de derechos, sino que incluso las han rechazado.

La entidad con mayor avance en este sentido es el Distrito Federal. Aquí se han emitido leyes e instrumentado políticas públicas que pretenden asegurar de manera integral la diversidad sexual. No solamente conforme a una concepción binaria de heterosexuales y homosexuales, sino atendiendo a todas las expresiones que integran a la población Lesbiana, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Travesti e Intersexual (LGBTTTI).

De igual manera, se conciben todas las prerrogativas a favor de ésta, desde los derechos educativos, laborales y relacionados con la salud, hasta los sexuales y reproductivos, así como la igualdad, no discriminación, la integridad y seguridad personal, entre otros. Desde 2009, el Distrito Federal cuenta con un Programa de Derechos Humanos, único en su tipo en el país, que incluye el diseño, programación y presupuestación de políticas públicas con enfoque de derechos humanos, a través de medidas transversales para todos los órganos del Gobierno de la Ciudad. 

Acerca de 

Especialista en contenidos.
Redactora y editora web para Básico.Fm

Comentar