Empoderar a las mujeres

Empoderar a las mujeres

Lograr que cada vez más mujeres ocupen espacios donde se toman las decisiones es indispensable para construir políticas públicas transversales con visión de género y de esa forma superar los rezagos culturales que tenemos como sociedad.

Algunos consideran que con sólo verbalizar el tema de la equidad en nuestro país y en nuestra ciudad se da el cambio automático en la forma de pensar y actuar de la población, sin embargo la discriminación y la violencia de género no es un tema superado.

Por eso es importante que las mujeres ocupemos los espacios donde se toman decisiones no sólo en el ámbito gubernamental o de representación popular, sino en las empresas, los sindicatos, la academia, en la vida cotidiana.

Necesitamos que haya mujeres gobernando, mujeres en los juzgados, en los Ministerios Públicos, servidoras públicas que hagan de la brecha abierta por las feministas el camino que dé un giro real al diseño de políticas públicas y formas de gobernar.

En estos cambios de visión ha sido muy importante la participación de la izquierda, y el Distrito Federal se ha convertido en una ciudad que ha diseñado políticas con visión de género, por la transversalidad de su impacto. Leyes, programas y proyectos para las mujeres tienen un efecto positivo en la familia y la comunidad.

Vale la pena que ante la reciente conmemoración del Día Internacional de la Mujer, reconozcamos que nuestra ciudad es una entidad comprometida con las mujeres, con políticas públicas de salud, educación, combate a la violencia, becas y acciones encaminadas al acompañamiento de su desarrollo personal.

Sin embargo, la realidad hoy nos demuestra que hay mucho por hacer, porque aunque en el Distrito Federal una tercera parte de los hogares son encabezados por jefas de familia, siete de cada 10 mujeres han padecido algún tipo de violencia por parte de su pareja.

Entonces a pesar de que muchas mujeres tomaron las riendas económicas de ellas y su familia, aún sufren violencia y no han podido romper con esos patrones, esto es que la gran mayoría vive en silencio la agresión. Tenemos que propiciar ese cambio, modificar los patrones de conducta y valores asumidos como algo normal en nuestra sociedad.

Así que en pleno siglo XXI vamos a insistir en la lucha de la mujer por una participación social, política, económica y laboral en condiciones de igualdad con los hombres.

Las mujeres que logramos alcanzar espacios de decisión debemos comprometernos con nuestro género para detonar los cambios, porque de lo contrario, de nada serviría nuestro paso por esos lugares.

Debemos trabajar para impulsar acciones afirmativas a favor de las mujeres; modificar leyes, normas, estatutos que garanticen la participación y presencia en ámbitos sociales, políticos, económicos, laborales en igualdad de condiciones con los hombres; impulsar y seguir todo el proceso para consolidar políticas públicas y proyectos a favor de las mujeres.

Tenemos que comprometernos con nosotras para que unas impulsemos a las otras, porque sólo así podremos lograr los cambios conceptuales de la sociedad, y así rebasar los estereotipos y patrones culturales que han permitido la violencia y la inequidad.

En el Distrito Federal la izquierda ha dado pasos importantes, somos punta de lanza a nivel nacional, pero aún hay mucho por hacer para empoderar a las mujeres.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar