Previsión laboral en la mira

Previsión laboral en la mira

Ningún gobierno, ninguna ciudad, ninguna persona está exenta de los imponderables, pero la diferencia se hace en la forma en que se enfrentan y se preparan para atenderlos.

Entendemos como imponderables las circunstancias imprevisibles, cuyas consecuencias no se pueden estimar; por supuesto nos referimos a los acontecimientos que vivimos en la ciudad y en todo el país por el incidente ocurrido en las oficinas centrales de Petróleos Mexicanos (Pemex).

El jueves 31 de enero los capitalinos y todos los mexicanos estábamos pendientes del rescate de los trabajadores atrapados tras el derrumbe, los reportes de quienes recibían atención médica, de gente que se trasladó de inmediato a Marina Nacional en busca de sus familiares.

En los medios de comunicación empezaron a dar cuenta de la falta de mantenimiento en las calderas del edificio B2, si fue explosión o implosión; sin embargo lo que es importante destacar en este caso es la falta de previsión para garantizar la seguridad de los trabajadores en sus centros de trabajo.

Cuando se habla de previsión en material laboral es disponer de los recursos que se tienen para atender contingencias o necesidades previsibles, y esa precisamente es una de las responsabilidades de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Lamentablemente no es la primera vez que vemos la ausencia de la cultura de previsión en el trabajo, de vigilar que las empresas ya sean públicas o privadas sean rigurosas en el cuidado y protección de la integridad de quienes laboran para ellos.

Los casos más escandalosos los hemos vivido en las minas donde los trabajadores no sólo carecen de seguridad social, sino de equipo básico para el desempeño de la responsabilidad que tienen.

A esta problemática hay que agregar la condición de desventaja y desamparo en la que se encuentran los trabajadores que se contratan por terceros, conocidos como outsourcing; pues carecen de la seguridad y beneficios que les puede otorgar un contrato colectivo o las prestaciones mínimas que establece la ley.

En el reciente debate de la reforma laboral discutimos ampliamente esta situación, y ahora leemos en la prensa la preocupación de la gente porque sus familiares estaban subcontratados por otra empresa que prestaba servicios de mantenimiento en Pemex y quedaron atrapados en la torre el día del siniestro.

Nuevamente estamos frente a la ausencia de una cultura del trabajo, donde el patrón incumple con las garantías de seguridad que debe ofrecer a sus trabajadores, son costos que se ahorra, aunado a ello no hay una autoridad que vigile y los trabajadores ceden cualquier tipo de compromiso laboral o simplemente desconocen que tienen derecho a el.

Porque la cultura del trabajo de eso se trata, que cada una de las partes cumpla con lo que le corresponda, que los compromisos, derechos, responsabilidades, normas se cubran. Incluye a patrones, empleados, autoridades, porque los beneficios son para todos.

Los imponderables suceden, pero se trata de enfrentarlos en las mejores condiciones, estar preparados implica un esfuerzo y compromiso de las partes involucradas, eso hace la diferencia al momento de revisar los saldos; porque al final lo más importante siempre será la vida e integridad física de todos.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar