Grandes definiciones

Grandes definiciones

Con la ratificación de los nombramientos hechos por el Presidente de la República respecto de los comisionados del Instituto Federal de Telecomunicaciones se cumplió una fase más del proceso de instrumentación de la reforma de telecomunicaciones.

Ahora corresponde a quienes fueron designados para integrar dicho organismo sumar esfuerzos para cumplir el espíritu y objetivo que orientó el cambio de modelo legislativo, mediante el cumplimiento de las atribuciones que les fueron conferidas y el ejercicio de la autonomía de que fue investido ese instituto. La responsabilidad que toca a dicha autoridad no es menor. De entrada deberá dar continuidad o, en su caso, concluir actividades que por obvias razones dejó pendientes la extinta Cofetel.

Dentro de los tiempos que marcan los transitorios de la reforma constitucional, deberá instrumentar acciones tendentes a dar vigencia a las nuevas reglas de juego para los concesionarios y prestadores de servicio, que a su vez conlleva más y mejores derechos en favor de los usuarios de las telecomunicaciones y de las audiencias. Asimismo, sustanciar y dirimir las controversias que genere la aplicación del nuevo marco constitucional.

Todas las etapas previstas en la reforma constitucional se han cumplido en tiempo y forma, y no existe razón para que la aprobación de la legislación secundaria sea la excepción.

El reto es que, incluso, antes del 9 de diciembre de este año esté vigente dicha normatividad. Para lograr ese cometido escucharemos todas las voces y consultaremos a especialistas, así como a los propios integrantes del Ifetel, a fin de que los legisladores tengamos mayores elementos de juicio. La ruta que nos hemos trazado considera convocar a mesas de análisis en el mes de octubre, para abordar e intercambiar ideas sobre los temas más representativos.

También se analizarán las propuestas presentadas por legisladores y organismos de la sociedad civil, así como las que se presenten en días siguientes. En suma serán consideradas todas las opiniones, pues el fin último que perseguimos es lograr un instrumento lo más consensuado posible y que atienda puntualmente los principios constitucionales.

Sin duda el mejor aporte que puede darse al Ifetel es una ley de calidad, tanto en el aspecto formal como en el sustantivo. Una normatividad que le facilite el desempeño de sus atribuciones y el ejercicio de la autoridad que se le confirió.

Sobre todo cuando se trate de temas de trascendencia, como la declaración de los concesionarios con poder sustancial en los mercados de telecomunicaciones o radiodifusión, la determinación de la existencia de agentes económicos predominantes o el dictado de las medidas necesarias para evitar que se afecte la competencia y la libre concurrencia, entre otras. Con ello se reducirán los márgenes de discrecionalidad y se dará mayor certidumbre jurídica a las partes interesadas.

Senadora de la República por el PRD

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar