Hay que profesionalizar el trabajo legislativo

Hay que profesionalizar el trabajo legislativo

El Poder Legislativo ha experimentado una transformación gradual en los últimos años y creo que ha llegado el momento de discutir algunos temas como la profesionalización de los órganos legislativos, la desaparición del fuero y la disminución del número de diputados.

Hablar de estos temas no es fácil en tiempos electorales, pero podemos empezar con algunos cambios que nos van a garantizar una mayor participación ciudadana y la igualdad de oportunidades en el acceso a la función legislativa. Esa tarea ya la iniciamos en la Asamblea Legislativa del DF (ALDF).

Hace unos días, el gobierno capitalino publicó en la Gaceta Oficial del Distrito Federal reformas a la Ley Orgánica de la ALDF y el Reglamento para el Gobierno Interior de la ALDF, las cuales obligan a que los aspirantes a secretarios técnicos de las comisiones sean titulados en derecho, en administración pública o a alguna carrera a fin a los intereses de la Comisión a su cargo, además de dos años de experiencia legislativa.

En caso de no contar con estos requisitos, deberán cursar una certificación especial.

Por primera vez, los legisladores de esta quinta legislatura decidimos que las personas que desean realizar actividades de cabildeo deberán de inscribirse a un registro, entregar una carta de no inhabilitación y de no antecedentes penales, entre otras cosas.

Otra de las reformas que promovimos, aunque falta que estas disposiciones sean aprobadas todavía por el pleno de la ALDF por tratarse de reformas internas de éste órgano legislativo, es que las comisiones legislativas deberán presentar sus dictámenes en los asuntos de su competencia en un plazo no mayor a los 30 días, luego de haber recibido las propuestas de los legisladores sobre algunas leyes o reformas legales.

La orden del día del Pleno de la ALDF deberá publicarse en la página de internet de este órgano colegiado máximo 21 horas previas al inicio de la sesión.

Estas disposiciones tendremos que discutirlas todavía en el pleno de la ALDF, pero creo que es un buen comienzo para profesionalizar los congresos locales del país y en la Asamblea Legislativa del DF queremos dar el ejemplo.

No hace mucho me titulé en la Maestría de Administración Pública en el INAP y presenté mi tesis �La profesionalización de los órganos legislativos; el caso de la ALDF� , donde destaco que hay una grave situación que prevalece en los congresos locales: los asesores parlamentarios son transitorios, a pesar de la experiencia y conocimientos que acumulan a lo largo de las legislaturas.

Mi investigación reconoce que hace falta un cuerpo técnico profesional y capacitado en materia legislativa que contribuya con la creación de leyes claras, precisas y transparentes, de manera apartidista y que satisfagan las necesidades de la ciudadanía.

Incluso publiqué un libro titulado Legislar para Ayudar, el cual retoma este tema de mi tesis profesional. De implementarse un nuevo sistema de profesionalización en el quehacer legislativo, incluyendo el servicio profesional de carrera para el órgano de apoyo técnico parlamentario en la ALDF, tendremos mejores resultados.

También es muy importante la preparación de los legisladores, diría vital, porque este es un punto que se abona más al descrédito que tiene la clase política ante la ciudadanía; también hay que revisar el fuero porque se ha mal utilizado, se ha confundido su razón de ser y creo que cuando se hace trabajo político no se debería tener una circunstancia diferente a la que enfrenta la población.

En fin, hay que pensar cómo logramos estos cambios y ver como logramos mejorar el quehacer legislativo.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar