La democracia para los capitalinos

La democracia para los capitalinos

Hace 15 años se publicó la reforma política del Distrito Federal que permitió la elección del jefe de Gobierno y la Asamblea Legislativa, por primera vez los capitalinos elegían a sus representantes y gobernante.

Un paso fundamental para los derechos ciudadanos de los habitantes de la capital del país, cuyo proceso no ha podido culminarse por presiones e intereses políticos.

En la gran reforma política de 1996, los temas del DF se habían convertido en apéndice, la atención estaba prácticamente centrada en la ciudadanización completa del Instituto Federal Electoral, que se encargaría de las elecciones sin el control de la Secretaría de Gobernación, la fiscalización de los recursos en campañas, la determinación equitativa de los recursos públicos para los partidos políticos, así como de los espacios en radio y televisión.

Fueron largas y arduas discusiones en la Secretaría de Gobernación las que dieron paso al nuevo entramado legal que permitía a todos los institutos políticos ir a las elecciones en otras condiciones, con nuevas reglas y un piso mínimo de equidad para la competencia electoral.

En este gran debate, la reforma política del DF era sólo un capítulo, y fue precisamente la izquierda quien presionó hasta el final para lograr el consenso con las fuerzas políticas, era tema prioritario en esta nueva regla que se estaba acordando.

Para el DF esta reforma política fue un punto de quiebre. Por primera vez se elegía a un gobernante, al cual obviamente se le negó el reconocimiento de gobernador y se dejó en jefe de Gobierno.

La Asamblea de Representantes que había surgido producto del movimiento urbano que se gestó después de los sismos de 1985 y se consolidó tras el fraude electoral de 1988; ahora se le reconocía el derecho a legislar, sin llegar a ser Congreso local.

El avance era significativo para la población de la ciudad de México que por primera vez se volcó a las urnas al año siguiente, esa reforma permitió que Cuauhtémoc Cárdenas fuera electo el primer jefe de Gobierno, con una votación de casi 2 a 1 frente al PRI, con el 48.1% de la votación, seguido por el 25.6% del PRI y 15.6% del PAN.

En el caso de los diputados locales el PRD ganó en 38 de los 40 distritos electorales y el PAN obtuvo dos triunfos. El PRI que por mandato del presidente de la República había ejercido la administración con un regente no obtenía ningún espacio por la vía del voto ciudadano.

Leyes que cambian al DF

El Distrito Federal y las leyes con que cuenta son un reflejo de lo que son sus habitantes. La ventaja de ser la capital del país permite ser el escaparate nacional, es la población con mayor grado de educación, todo ello se refleja en la apertura y la tolerancia de la población.

Mientras en el país causó escándalo el tema del aborto, en la ciudad de México se aprobó la interrupción legal del embarazo antes de la doceava semana de gestación, haciendo a un lado la carga moral y atender el problema como una cuestión de salud pública y de derechos.

Tenemos la maternidad subrogada para darle certeza legal a quienes prestan sus vientres, para ayudar a las personas que quieren tener un hijo.

El divorcio express le puso fin a las historias interminables de chantajes para evitar que una persona obtuviera su libertad, se garantiza el derecho de la gente a elegir su estado civil. Otra reforma importante en materia de derechos pero que atrajo la atención internacional fueron los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Primero se había avanzado en los contratos de conveniencia para reconocer a estas nuevas familias, pero hacía falta el respaldo legal, por ello era necesario otorgarles la plenitud de los derechos y se aprobaron los matrimonios entre personas del mismo sexo; el caso fue llevado hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) cuando los sectores más conservadores se negaban a reconocer dichos matrimonios.

Detrás de esta reforma se impulsaron leyes para que las instituciones de salud reconozcan y extiendan los derechos a estas parejas.

En materia de salud la ley para los no fumadores fue innovadora y posteriormente en el senado se hizo una réplica para que se pudiera aplicar a nivel nacional.

Para apoyar a las familias se hizo un marco legal para darle útiles escolares y uniformes a los niños de educación básica; pero se ha avanzado en leyes para resguardar los derechos humanos de los menores ante la explotación, recientemente se aprobaron las reformas para contar con medidas de seguridad en guarderías, además que los padres cumplan con la responsabilidad de pagar la pensión, de lo contrario irán a un registro público.

En materia ecológica hay diversas disposiciones legales; se reguló el uso de bolsas de plástico y se tiene una ley para aminorar el impacto del cambio climático.

En la Asamblea Legislativa se hicieron las reformas para que la ciudad contara con órganos autónomos y una legislación en materia electoral; asimismo hay un compromiso en materia de transparencia se cuenta con un ente especializado y una ley en la materia.

Si bien empezamos esta reflexión sobre la reforma política, es un tema pendiente, es la segunda ocasión que la Asamblea Legislativa acuerda una reforma para dotar a los capitalinos de todos los derechos políticos que gozan los habitantes en el resto del país, pero el acuerdo alcanzado localmente se detiene en el Senado.

A lo largo de 15 años se ha construido todo un entramado legal en la ciudad de México, que permite al Distrito Federal estar a la vanguardia a nivel nacional.

Columna en El Universal

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar