La responsabilidad histórica del PRD

La responsabilidad histórica del PRD

Al cumplir el Partido de la Revolución Democrática 22 años de haber sido fundado, los militantes y ciudadanos que nos sentimos identificados con su propuesta ideológica tenemos la enorme responsabilidad de reflexionar sobre el camino andado y los pasos que debemos dar para hacer realidad en México, los principios y el programa que le dieron origen y con los cuales estamos comprometidos.

El 5 de mayo de 1989 nació el partido en la Ciudad de México, a partir de la convocatoria de un grupo de demócratas que definieron la ruta para que México dejara atrás los regímenes autoritarios, dar paso a nuevas instituciones y ser un país de hombres y mujeres libres.

Los principios del PRD son vigentes, e incluso más necesarios que nunca para sacar adelante al país, porque al rezago económico se suma el costo social de una fallida estrategia contra el narcotráfico. Pensemos en los jóvenes que hace unas décadas eran el bono demográfico que encausaría al país hacia el desarrollo, pero la falta de oportunidades de educación y trabajo los convirtieron en el sector más vulnerable ante la delincuencia organizada.

Tras el fraude electoral cometido contra millones de mexicanos que eligieron en 1988 a Cuauhtémoc Cárdenas como Presidente, el PRD surgió como la alternativa capaz de aglutinar a las diferentes organizaciones políticas y ciudadanas dispuestas a cambiar al país a pesar de la resistencia de un régimen priísta autoritario, corrupto y caduco.

En 1997, ya como jefe de Gobierno del Distrito Federal, Cárdenas inició una forma nueva de relación entre ciudadanos y autoridades. Los gobiernos perredistas cumplirán 14 años demostrando que el apoyo a la población más vulnerable no riñe con las finanzas públicas sanas.

México sería otro sin duda de haberse concretado desde 1988 el primer gobierno democrático en nuestra historia postrevolucionaria. La misma maquinaria del fraude electoral se echó a andar en 2006 contra Andrés Manuel López Obrador, pero ahora por un panismo que olvidó hace tiempo el ideario de sus fundadores que le habían ganado su lugar y respeto en el debate nacional.

La capital es primer lugar en índices de Desarrollo Humano de la ONU, de Competitividad Estatal, de Economía del Conocimiento, en oferta educativa, en investigación científica, entre otros indicadores que demuestran que los gobiernos de izquierda son fieles a su origen ciudadano, porque los postulados del PRD corresponden con las necesidades de la gente.

Por eso, ahora que el partido cumplirá 22 años de su fundación, los militantes debemos reflexionar sobre el país que tenemos y queremos; del camino andado y el que falta recorrer, y sobre todo de refrendarnos como el único partido que puede darle viabilidad a un México desgastado en casi todos los frentes.

No podemos ignorar nuestra historia, no debemos fallarnos ni fallarle a millones de mexicanos que ven en el PRD la esperanza de una vida diferente.
Recordemos el “Llamamiento al pueblo de México” que hizo Cárdenas el 21 de octubre de 1988 para fundar nuestro partido:

Es una responsabilidad ante la nación y ante su historia la que proponemos y nos comprometemos a asumir. Queremos tomarla desde nuestras diferentes ubicaciones, actividades, trayectorias políticas y personales, lugares de vivienda y trabajo, ante la comunidad nacional y cada una de las comunidades de las que formamos parte.

“Queremos ir preparando y creando una realidad de nuestra vida social, las ideas y condiciones para el cambio de régimen y construyendo la nueva legalidad y en el ejercicio pleno de nuestras libertades”.

Columna en El Universal

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar