Mujeres constituyendo

Mujeres constituyendo

La vida de nuestro partido está profundamente vinculada a la vida de la Ciudad de México. En el PRD hemos sido testigos y protagonistas de cómo la participación ciudadana ha sido factor decisivo en la transformación política, social y en materia de Derechos Humanos de nuestra metrópoli.

Vimos cómo nuestra Ciudad, de ser un territorio administrado en su totalidad por autoridades federales y de escasa democracia, se ha convertido en un verdadero bastión del progreso, encabezando la lucha por la ampliación de los derechos y libertades, antes que ninguna otra entidad del país.

La Ciudad de México vive uno de los procesos de transformación política y administrativa más importantes de su historia, a través del cual revitalizaremos a la capital mexicana, con el fin de establecer un gobierno más democrático, más cercano a la gente, más organizado y más transparente, que fortalezca el vínculo de participación entre ciudadanía y la toma de decisiones gubernamentales en favor de la sociedad, sus garantías y resguardo. Tenemos la gran oportunidad de establecer estos valores como principios rectores fundamentales.

A casi un siglo de la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, por primera vez en su historia la Ciudad de México contará con una Constitución propia, en la cual se deberá plasmar la realidad que los capitalinos construimos en nuestro día a día.

Esta Constitución deberá ser la voz defensora de los Derechos Humanos de la ciudadanía, pero sobre todo de los pueblos indígenas que aquí cohabitan, de quienes son minorías, de nuestras niñas y niños, de la juventud, de las mujeres, de los adultos mayores y de quienes viven en condiciones de vulnerabilidad.

Este es un momento histórico en el que, por primera vez, se erige un Congreso Constituyente conformado por hombres y mujeres bajo los principios de democracia e igualdad sustantiva de género, abriendo un espacio de pluralidad como nunca antes se había hecho. Ha sido un largo trayecto de lucha continua para crear espacios como este, por lo que el Congreso Constituyente tendrá una importancia trascendental.

Hace ya casi 63 años desde que por primera vez la mujer alcanzó el reconocimiento de sus derechos político-electorales, sentando las bases de una nueva etapa en la vida democrática del país, y abriendo paso para que cada vez más y más mujeres nos sumáramos y fuéramos parte de la conformación de la voluntad nacional.

Hoy, nosotras, las mujeres mexicanas, somos símbolo de progreso, compromiso, trabajo y perseverancia, pero sobre todo somos un elemento fundamental en el proceso de transformación nacional.

No podemos dar ni un paso atrás, no podemos ceder a ninguna conquista alcanzada, porque estaríamos cerrándole la puerta a las millones de niñas y jóvenes que vienen detrás de nosotras, y a quienes vamos abriendo camino por nuevas rutas que antes ni siquiera imaginábamos, debido en gran parte a la revolución tecnológica que avanza con nuestro desarrollo.

Por ello, los legisladores y, en particular, las legisladoras, tienen no sólo la oportunidad sino la responsabilidad solidaria de imprimir nuestro sello a las iniciativas que propongamos, a las políticas públicas por las que pugnemos, a los programas sociales que desarrollemos, a las leyes que —estoy segura— no sólo serán sensibles y empáticas con los sectores más vulnerables, sino que tendrán una visión más profunda y de mayor alcance de lo que significa ser habitante de la Ciudad de México.

Mujeres del Congreso Constituyente, queremos que nuestras luchas, nuestros derechos y nuestra visión sean el distintivo y la razón por las cuales la primera Constitución de la Ciudad de México sea la piedra angular en el desarrollo del país.

Presidenta nacional del Partido de la Revolución Democrática.
@Ale_BarralesM
www.alejandrabarrales.org.mx

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar