No hay tiempo que desperdiciar

No hay tiempo que desperdiciar

El pasado 15 de marzo iniciamos un nuevo periodo ordinario de sesiones en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, el cual terminará el 30 de abril, y en ese lapso las diputadas y diputados debemos sesionar por lo menos dos veces a la semana. Ese tiempo es a todas luces insuficiente para resolver el cúmulo del trabajo legislativo y atender los principales problemas de los ciudadanos.

En una ciudad como la nuestra, con más de ocho millones de habitantes y una de las zonas metropolitanas más extensas del mundo, se hace necesario que las instituciones puedan tener mayor capacidad de respuesta ante las necesidades de los habitantes y de quienes día a día acuden o transitan por el Distrito Federal.

Es por eso que al iniciar este nuevo periodo ordinario de sesiones propuse incrementar el número de veces que los diputados nos reunimos en el pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, y en vez de sesionar solamente martes y jueves, podamos hacerlo también los miércoles y sumar así al menos otras cinco o seis horas semanales de trabajo legislativo.

Se trata de sesionar por lo menos 20 veces en el pleno de la Asamblea y no sólo 13 como ocurriría de no hacer la ampliación, y con ello sacar adelante diversos temas de la agenda que tienen estrecha relación con los ciudadanos.

No se trata de acumular simplemente más horas de trabajo, sino de responder a la confianza y responsabilidad que los ciudadanos nos dieron con su voto para atender sus necesidades desde las leyes y códigos que nos gobiernan en la ciudad y que, como diputados que somos, nos corresponde poner al día.

Es importante también aclarar que el trabajo legislativo no se limita a las reuniones en el pleno. Cuando un asunto llega al momento de ser votado tiene detrás muchas horas de trabajo, consultas, debates, análisis con especialistas, de documentación y comparación de leyes similares en México y el mundo, a fin de consolidar un dictamen que contenga las mejores propuestas de legislación para nuestra ciudad.

Sin embargo, la duración de las sesiones del pleno, donde las 66 diputadas y diputados nos reunimos, no es suficiente para desahogar todos los dictámenes que nos presentan las comisiones de la Asamblea. En promedio, en cada sesión debemos atender unos 50 asuntos diferentes. Además, debemos desahogar por ley diversas comparecencias y sesiones solemnes.

De ahí que sea necesario incrementar el trabajo en el pleno de la Asamblea para darle mayor continuidad a nuestra función legislativa.

Por ahora, ante el mandato del Estatuto de Gobierno del Distrito Federal, podemos al menos incrementar el número de sesiones dentro de los periodos ya estipulados, mediante un acuerdo de las distintas fracciones parlamentarias. Y eso mismo estamos por hacer a partir de esta semana, cuando nos reunamos en el pleno tres veces.

Con esta decisión, estoy segura de que las diputadas y diputados locales estaremos aún en mejores condiciones de responder a las necesidades de los ciudadanos. No sobra decir que más del 70% de los asuntos, se han votado por unanimidad, lo cual demuestra la capacidad de construir acuerdos entre todos los partidos representados en la Asamblea Legislativa.

Desde que inició la V Legislatura, en septiembre de 2009 y hasta antes de iniciar el actual periodo de sesiones, se habían acumulado unas 500 horas de trabajo en el pleno, tanto en tres periodos ordinarios como en otros tres extraordinarios.

Además de la tarea exclusivamente legislativa, las 66 diputadas y diputados atendemos cotidianamente las necesidades, demandas, quejas y propuestas que nos hacen llegar los ciudadanos a través de los módulos que cada uno tiene en los diferentes distritos.

Las necesidades de la ciudad son muchas, y en buena medida su atención o solución a los problemas dependen del trabajo que se hace en la Asamblea Legislativa, por eso es que estoy convencida de que incrementar nuestro rendimiento como legisladores es una exigencia que no podemos ignorar ni evadir. Vamos a trabajar más por nuestra ciudad

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar