No más violencia económica

No más violencia económica

El Día Internacional de la Mujer nos da la oportunidad de revisar una vez más las metas que como sociedad queremos alcanzar para hacer realidad el ejercicio pleno de nuestros derechos, y en el caso concreto de la ciudad de México estamos conscientes de que el camino aún es largo para poder asumirnos como un espacio de libertades para las mujeres.

Pero no importa qué tan prolongada sea esa ruta, la vamos a recorrer para llegar a un momento en el que el Distrito Federal sea un lugar libre de cualquier forma de violencia hacia la mujer.

En unos meses se cumplirán 14 años desde que iniciaron los gobiernos del PRD en la capital mexicana, y es ampliamente reconocido que la política social ha tenido un impacto positivo en la calidad de vida de millones de habitantes, sobre todo los más vulnerables. Algunas de esas políticas han incidido directamente en la familia, mediante apoyos que permiten a los niños y jóvenes continuar sus estudios y hacer realidad sus sueños.

Otras más han impactado en la salud de las mujeres para prevenir y atender enfermedades que amenazan su vida y su bienestar, y desde luego está el justo apoyo a los adultos mayores.

Desde la Asamblea Legislativa estamos decididos a fortalecer esas políticas sociales que han dejado ya un sello en los gobiernos de izquierda y que han sido replicados en algunos estados y municipios del país, aun cuando son gobernados por otros partidos distintos al PRD.

En días pasados, celebramos en la Asamblea Legislativa un periodo extraordinario de sesiones en el que armonizamos el Código Penal y de Procedimientos Penales con la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, a fin de cerrarle las puertas a la impunidad cuando se comete alguna agresión hacia una mujer.

No podemos permitir que persistan conductas que afectan la integridad física y emocional de la mujer. Al cometerse una forma de maltrato hacia la mujer, se agrede también a los hijos, y con ello la familia misma se ve inmersa en una dinámica destructiva y de violencia.

Una forma de maltrato hacia la mujer también ocurre en términos económicos, y desgraciadamente es algo muy común en esta ciudad que se les quiera negar el apoyo para la manutención de los hijos. Más ahora cuando los divorcios están aumentando.

El año pasado se registraron en el Distrito Federal 12 mil divorcios, y 10 mil de ellos terminaron en litigios. En la gran mayoría de esos casos, fue la mujer quien demandó por la vía de los tribunales que el ex cónyuge cumpliera su obligación de contribuir con la manutención de los hijos.

Cuando un padre se niega a dar la pensión alimenticia, incumple con un mandato constitucional, pero sobre todo niega un derecho fundamental de sus hijos.

Esa situación, que por lo general provoca tensión en la relación de los ex cónyuges, es también una forma de violencia hacia la mujer que debemos atajar mediante disposiciones legales que pongan en claro que el cumplimiento de las obligaciones de un padre no está a negociación y mucho menos es voluntario.

Recordemos que la Constitución, en su artículo cuarto, establece con toda claridad que las niñas y niños tienen derecho a la satisfacción de sus necesidades de alimentación, salud, educación y sano esparcimiento para su desarrollo integral. Y los ascendientes, tutores y custodios tienen el deber de preservar estos derechos.

En congruencia con ese mandato, y reconociendo la realidad que vivimos donde lamentablemente no siempre los hombres cumplen voluntariamente con esa obligación, estamos por emprender una nueva reforma legal que permitirá acabar con ese tipo de maltrato económico hacia la mujer, los hijos y la familia en general en el Distrito Federal.

Se trata de reformar los Códigos Civil y de Procedimientos Civiles para el DF, y el Penal, que entre otras cosas permitirá elaborar un Registro de Deudores Alimentarios Morosos. Será un instrumento de apremio a los padres que no dan pensión alimenticia para contribuir con el sustento de los hijos, y que será público.

Este tipo de medidas no es algo nuevo, en otros países existen desde hace tiempo y queremos tomar en cuenta esas experiencias para hacer realidad en la ciudad de México el derecho de toda niña y mujer a vivir sin violencia, y que cada año, al conmemorarse nuevamente el Día Internacional de la Mujer podamos hacer la revisión de nuestras metas y fijarnos los siguientes pasos para alcanzarlas, no importa qué tan largo sea el camino, lo vamos a recorrer.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar