No queremos jóvenes sin estudios ni trabajo

No queremos jóvenes sin estudios ni trabajo

Hace unos días, el Pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal sentó las bases de una forma diferente de legislar, al dar certeza jurídica al Fideicomiso de Apoyo a la Educación y al Empleo de las y los Jóvenes del Distrito Federal, que a finales de este año garantizará que más de 40 mil estudiantes continúen sus estudios a nivel medio y superior.

Los que integramos la V Legislatura estamos muy orgullosos porque somos el primer órgano legislativo que otorga becas en convenio con universidades públicas y privadas, y que a la fecha, ha logrado que se sumen cada vez más jóvenes, con el fin de estudiar y prepararse para un mejor futuro.

Con esta acción, le dimos certeza jurídica a esos 40 mil jóvenes que tienen esa beca, es decir ahora será una obligación, es una ley que deberá cumplirse y no estará en riesgo de cancelarse. El manejo de este fideicomiso asimilado, que desde abril del 2011 opera en este órgano legislativo, apoyará de forma definitiva y sin ninguna condición a quienes desean o quieren continuar sus estudios.

Este sector de la población es el más vulnerable a la problemática nacional. Basta con revisar porqué tenemos más de 7 millones de jóvenes que no tienen posibilidades de estudiar ni encuentran empleo, son ellos presa fácil del crimen organizado y forman parte de la población más
numerosa en las cárceles como primodelincuentes.

Esta realidad es consecuencia de que el Estado mexicano no se preparó para atender el bono demográfico que representarían los jóvenes en este siglo y en esta década, no se abrieron los espacios de educación media y superior para ofrecerles estudios ni se ha podido crear el millón de
empleos que anualmente se requieren en todo el país.

Al integrar el Fideicomiso a la normatividad interna de la ALDF y trasladarlo a la siguiente legislatura, es la mejor señal que estamos trabajando con transparencia, pues quienes lleguen tendrán acceso al padrón de beneficiarios y a toda la información. No hay que esconder.

La legislatura que llegue tendrá la obligación y el interés seguramente de generar más beneficios y esperemos que otorguen más recursos a este Fideicomiso y por lo tanto haya más becas para los jóvenes. La relación con las instituciones de educación media y superior, la UNAM, IPN y
otras, también va a obligar a motivarlos para seguir adelante con este noble programa.

Hay quienes han criticado que la Asamblea Legislativa no es una entidad para este fin y tenemos que reconocer que no existe ningún antecedente de otro órgano legislativo que impulse este tipo de programas, lo que provoca que se generen algunas dudas.

Sin embargo, hemos demostrado la solidez jurídica de este Fideicomiso, de lo contrario las universidades de prestigio en nuestro país, difícilmente firmarían un convenio de esta naturaleza.

Insisto, en esta tarea que nos propusimos, sólo buscamos apoyar a los jóvenes para que continúen sus estudios, no podemos condenarlos a decirles simplemente que no hay escuelas, ni trabajo; a los golpes y a la violencia. Nosotros estamos obligados a alimentar sus sueños y
trabajar para cumplirlos.

Por eso, los diputados de esta ALDF nos dimos a la tarea de buscar diversas opciones en materia educativa, de justicia y de atención al problema de adicciones.

Hemos logrado materializar muchos de los objetivos que nos propusimos, sobre todo incidir en el tema de los derechos y libertades, generar polémica, confirmar la certeza jurídica de nuestro trabajo y garantizar beneficios para nuestros jóvenes, es algo que debemos sentirnos orgullosos.

Columna en El Universal

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar