Oaxaca: la oportunidad

Oaxaca: la oportunidad

Las elecciones en Oaxaca son una oportunidad para la gente, para los pobres, para la izquierda. El PRI ha considerado este proceso electoral la joya de la corona, pero para los oaxaqueños es la posibilidad de ponerle fin a un régimen corrupto y represor.

De acuerdo con el estudio sobre competitividad en el país, elaborado por el Instituto Tecnológico de Monterrey, el estado de Oaxaca ocupa el penúltimo lugar en el país; el gobierno de Ulises Ruiz dejó al estado en el lugar 31 de eficiencia gubernamental, cuando hace seis años se encontraba en el séptimo a nivel nacional en ese rubro; además de que no existe uno peor en cuestión de obra pública y casualmente el candidato del tricolor ocupaba esa secretaría.

Estamos una vez más frente a la tradición priista de querer heredar el poder, pero con él viene el abuso y la corrupción; aunque el 4 de julio es la oportunidad para romper esa cadena.

Oaxaca concluye el sexenio con una sociedad confrontada, dividida como nunca; la gente se siente agraviada por un gobierno que se ha caracterizado por el abuso en toda la extensión de la palabra. El proceso electoral es una oportunidad de cambio real, de resarcir el tejido social, para poder dar paso a la reconciliación entre los oaxaqueños.

Las 14 elecciones locales del 4 julio representan para algunos el poder refrendarse como poderes a nivel local y pretenden que sea el camino que los lleve de retorno al gobierno federal; pero para la población es una oportunidad de cambiar las cosas y que la gente tenga un gobierno que realmente los represente.

El caso de Oaxaca tiene particular relevancia por la pobreza y la marginación de la gente, porque es una entidad donde el tiempo se detuvo y quienes han pagado el costo de esta larga pausa de más de 80 años son los oaxaqueños; por eso, las elecciones son la oportunidad de que las ruta cambie en beneficio de la mayoría.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar