Primero inteligencia, después operativos

Primero inteligencia, después operativos

Verde olivo, botas, armas largas, gritos, temor. Esta semana el Gobierno federal decidió desplegar las fuerzas militares en el Distrito Federal. Nadie se opone a las acciones de combate al crimen organizado, el problema es el cómo. Obviamente en la Ciudad de México lo que no queremos es ver repetida la historia de Tamaulipas, Nuevo León, Michoacán, Sinaloa, Baja California, Coahuila y Sonora, donde la población civil se ve afectada por las acciones y los errores cometidos en la guerra contra el narcotráfico.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos nos informó que más de 100 civiles perdieron la vida en el fuego cruzado en 2010 durante estos operativos; la televisión nos presenta todos los días la película de los combates y no los queremos en la capital.

¿En qué sí creemos? En las labores de inteligencia. Antes de cualquier despliegue queremos que haya investigación y coordinación, que tengan como resultado acciones efectivas; y detención de criminales, que al final le den la certeza a la gente de que su ciudad y su país son más seguros, no lo contrario.

El lunes hubo un operativo de marinos con policías en la colonia Del Valle, en el que detuvieron a una persona y decomisaron varias armas. No es posible que se dé un despliegue donde se recurra a las fuerzas armadas, en este caso la Marina, para un detenido. Esa acción la pudo llevar a cabo la policía especializada en delincuencia organizada.

El martes estaban los marinos en la Nápoles; el miércoles, vehículos artillados circularon por las calles de Iztacalco, porque elementos del Ejército buscaban a miembros de la delin­cuencia organizada. Seguimos esperando los resultados que justifiquen tal despliegue.

No nos gusta y no queremos que las autoridades federales caigan en la tentación de utilizar de manera injustificada al Ejército mexicano y a la Armada de México. Queremos que el área de inteligencia funcione, que rastreen las cuentas de las organizaciones criminales y las bloqueen; de nada sirve detener a delincuentes que son fácilmente sustituidos.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar