Que el Distrito Federal mantenga la diferencia

Que el Distrito Federal mantenga la diferencia

Sí ha marcado una diferencia tangible el hecho de que el Distrito Federal haya iniciado un proceso de democratización hace 14 años, lo más importante de ello es que la población se ha dado cuenta y puede fácilmente comparar el antes y el después.

Hoy en la ciudad de México vivimos casi 9 millones de habitantes, pero convivimos diariamente 19 millones d personas, que por diversas razones de trabajo, educación, salud, transporte somos muchos los que circulamos diariamente por la capital del país.

Pero hace 15 años, cuando la población no tenía oportunidad de decir qué tipo de gobierno quería para la ciudad, tres cuartas partes de los habitantes de la ciudad se encontraba en condiciones de la pobreza, los servicios públicos eran deficientes y había una cadena de rezagos acumulados.

Tras 14 años de gobiernos de izquierda, las cosas son diferentes, porque se cambió la visión de hacer gobierno, la propuesta de política pública, el compromiso con la ciudadanía y la demanda de la gente.

En este tema de seguridad pública, es notorio el avance porque ya no es el DF la entidad más insegura del país, por el contrario, la entidad está convertida en una opción para los turistas nacionales, quienes consideran a la capital como una zona tranquila para visitar.

En las pasadas vacaciones la ciudad de México logró una cifra récord en el número de turistas que nos visitaron, fueron 22 millones 284 mil 334 personas, 15% más que en 2010, lo que representó una derrama económica de 33 mil 216 millones de pesos.

La situación por la que atraviesa el país nos preocupa a todos.

A nadie le alegra que haya municipios convertidos en territorios fantasma porque la población tiene miedo y prefiere huir de sus casas, o que existan estados controlados por el crimen organizado o que el control de paso en algunas carreteras del territorio mexicano estén en manos de grupos delictivos.

Estas acciones solamente incrementa el compromiso con la gente para que en el Distrito Federal se sientan seguros, tenemos problemas, pero son de otra magnitud.

Democracia con beneficio real

Todos tenemos claro que el ejercicio democrático no trae de forma automática la solución a los problemas, la libertad para elegir por si sola no garantiza la justicia. La justicia social requiere de tres elementos: libertad política, independencia económica y equidad social.

Pero en 1997 los capitalinos decidimos por un rumbo para nuestra ciudad, que esta marcado por principios de libertad y una posición progresista para nuestra ciudad.

De esta forma convertimos la justicia, la libertad y la propia felicidad en valores que deben regir una visión de gobierno y que orienta la posición en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

Porque a pesar de las diferencias políticas en la Asamblea, hemos de reconocer que en esta quinta legislatura hay un ejercicio para buscar la coincidencia, porque queremos que nuestra ciudad siga avanzando. El órgano legislativo de la ciudad en estos casi dos años de trabajo ha logrado que el 60 por ciento de sus iniciativas contaran con el apoyo unánime.

La Asamblea Legislativa ofrece un espectro político interesante tenemos la representación de Nueva Alianza, con la diputada Áxel Vázquez; tres del Partido Verde encabezados por Raúl Nava; cinco del Partido del Trabajo con Adolfo Orive como su coordinador; ocho del PRI con Israel Betanzos; 15 del PAN con Mariana Gómez del Campo y 34 del PRD con su servidora.

Aquí cada uno de los 66 legisladores tiene muy claro que la gente espera que nuestras decisiones ayuden a resolver y atender sus necesidades.
Por eso en estos momentos queremos que se haga la reflexión de que los procesos democráticos sirven para atender la realidad de la población, se rigen por el principio de justicia social.

Cuando hablamos de justicia necesariamente debemos hablar de libertades, pero también de un pleno Estado de Derecho, donde todos estamos obligados a cumplir con él. Permitir que se violente nos ha llevado a las condiciones de inseguridad y corrupción que vive el país.

De la mano del proceso democrático buscamos la justicia social, para el desarrollo a nivel sociedad, sólo así podemos seguir marcando la diferencia frente a lo que ocurre en otras entidades.

Ahora que tenemos en puerta el inicio del año electoral, los partidos políticos estarán volcados a lograr posicionarse en busca de votos, se va a dificultar el proceso de construcción y de acuerdo con todos los actores políticos.

En el Distrito Federal estamos comprometidos con esa idea, creemos firmemente que es así como se hace la diferencia. Queremos que el capitalino compare, que desde su realidad identifique el antes y después de 1997, su conclusión es el motivo de nuestro compromiso.

Columna en El Universal

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar