¿Qué es lo que pasa con Pemex y cuál será su futuro?

¿Qué es lo que pasa con Pemex y cuál será su futuro?

Petróleos Mexicanos (Pemex) ha sido pieza fundamental de la economía nacional desde su creación en 1938, por el entonces presidente Lázaro Cárdenas, se posicionó como una de las petroleras más importantes del planeta y empresa clave en el auge del “milagro mexicano”.
Pemex ha sido, por muchos años, el motor de las finanzas públicas del país.

Sin embargo, en la actualidad se ha visto afectada no solo por el cambiante panorama económico internacional, sino también por la compleja coyuntura al interior de su administración, su estructura, su economía y en su infraestructura. Pemex ha sido víctima de su propio éxito desde el primer “boom” petrolero en 1976, hasta años más recientes, cuando se han tenido incrementos que triplican y cuadruplican los ingresos actuales, en otras palabras: no se ha sabido “administrar la abundancia”.

Pemex tiene un camino muy difícil por delante, a pesar de que el pasado viernes 4 de marzo se registró una importante alza de 4.10% en los precios de la mezcla mexicana de petróleo, cerrando en 29.05 dólares por barril, su punto más alto desde el 10 de diciembre de 2015.

En su informe financiero de 2015 la empresa reportó pérdidas acumuladas por 521 mil 607 millones de pesos, 97.7 % más de lo registrado en 2014. A esto se suma que nuestra empresa enfrenta un adeudo financiero total de casi 100 mil millones de dólares, y un reciente recorte presupuestal de 100 mil millones de pesos, que puede disminuir significativamente su ritmo de producción –el cual oscila ligeramente por encima de los 2 millones de barriles diarios–, y por lo cual se prevé un recorte de entre 15 mil y 30 mil plazas, para el presente año.

Sin embargo, este panorama sombrío no es exclusivo de México. Los precios del petróleo han bajado en todo el mundo y, de acuerdo con los expertos, continuarán así por un largo tiempo. La sobreoferta de petróleo y la disminución del consumo, mantienen los precios del crudo en su nivel más bajo en años, cotizándose alrededor de 31.65 dólares por barril.

Esta situación, aunada al difícil entorno económico global, ha obligado a los directivos de la empresa a diseñar un plan de ajuste, en el cual Pemex debe funcionar apegado a la realidad, con un marco regulatorio estricto que le permita trabajar en asociaciones y alianzas estratégicas, tal como lo ha anunciado, para ir subsanando sus pérdidas.

No todo está perdido, para salir adelante Pemex tendrá que operar más eficientemente que nunca.
Nuestro país cuenta con los recursos, la capacidad y la voluntad de impulsar el desarrollo. Nuestros ingresos también pueden aumentar sin que tengamos que depender de la renta petrolera.  Debemos enfocar esfuerzos para fortalecer los sectores más productivos de la economía mexicana, como el sector automotriz, el turismo y la inversión privada.

Las medidas para mejorar la situación que enfrenta hoy Pemex ya están en marcha, ahora no debemos perder de vista los resultados de las decisiones que se han tomado para poder reaccionar y evitar mayor impacto negativo en la empresa y, por el contrario, lograr que rinda frutos en beneficio de la misma y de las miles de familias que de ella dependen.

Columna en Publimetro

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar