¿Qué representa para México la primera visita del Papa Francisco?

¿Qué representa para México la primera visita del Papa Francisco?

Nuestro país se ha caracterizado por recibir a todos los visitantes con los brazos abiertos. La llegada de la máxima autoridad del Vaticano a México no es la excepción, debido a que somos una nación mayormente conformada por creyentes católicos (de acuerdo con cifras de la Conferencia del Episcopado Mexicano hay 93 millones de católicos, es decir, casi 84% de la población), y porque recibiremos a una autoridad eclesiástica que surge de nuestro continente, habla nuestra lengua, y, como latinoamericano, entiende nuestro sentir.

La llegada del papa Francisco eleva expectativas debido a que, a pesar del poco tiempo que lleva al frente del Estado Vaticano, se ha convertido en uno de los más importantes líderes del mundo, no sólo por su investidura religiosa, sino porque su voz es una de las más críticas en cuanto a temas sociales y a desigualdad se refiere.

Como líder religioso, el papa Francisco tiene una visión reformista, dejando a un lado los llamados temas “incómodos” para enfrentarlos y hablar de ellos. Ha pugnado por poner fi al fundamentalismo para defender la libertad religiosa e ideológica, instando a trabajar solidariamente y en unidad por el bien común.

Como Jefe de Estad, no ha dudado en manifestar su inconformidad por falta de sensibilidad frente a las crisis más difíciles por las que atraviesa la humanidad en estos momentos: la economía, la de migrantes y la violencia. Esto, sin reducir de manera simplista la realidad en buenos y malos, e instando a que las naciones “no copien el odio y la violencia” para combatir esos males, porque ésa es no es la solución que la gente quiere.

El próximo 12 de febrero, el papa Francisco arribará a nuestro país y su recorrido por la Ciudad de México, Estado de México y Ciudad Juárez, deja de manifiesto el sentido de su visita. No podemos tapar el sol con un dedo, nuestro país, como todos los del mundo, tiene problemas específicos a los que todos debemos prestar mayor atención para solucionarlos lo antes posible y de fondo, no sólo durante la visita de un importante líder

El miércoles pasado, en entrevista, el Papa precisó que quiere ser un instrumento para lograr la paz en este país, pero de la mano de toda la población. Y sólo así, es como podremos enfrentar los principales retos en nuestra nación, juntos, con un trabajo coordinado y poniendo, sobre todas las diferencias, la búsqueda de la justicia y el rechazo a la impunidad.

La presencia de Jorge Bergoglio, el Papa argentino, así como la de otros importantes líderes religiosos que han visitado nuestro país, representa una oportunidad de reflexión para todos los mexicanos. Su llegada debe motivar a la reflexión y la autocrítica.

Estamos seguros que durante su estancia en México, el pontífice verá al pueblo que somos: un pueblo entregado, solidario, luchador, resistente. Un pueblo que no se rinde ante la adversidad.

Columna en Publimetro

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar