¿Qué representa para México que Trump gane en EU?

¿Qué representa para México que Trump gane en EU?

“Las mujeres, ignoramos nuestra verdadera estatura, hasta que nos ponemos de pie”

Emily Dickinson

Nuestro país es el segundo socio comercial de Estados Unidos y el primer destino de las exportaciones de California, Arizona  y Texas. Cerca de seis millones de empleos en territorio estadounidense dependen del comercio con México, y cada minuto se comercia cerca de un millón de dólares.

Nuestra relación no se basa solo en cifras, compartimos 3,400 kilómetros de frontera, la más transitada del mundo. Hablar de una relación México-Estados Unidos es hablar de mecanismos de diálogo, de comercio, de intercambio cultural, de una agenda compartida y amplia que beneficia a ambas sociedades.

Mecanismos, todos, que difícilmente se pueden suspender. Especular qué podría pasar si alguien como Donald Trump –quien parece más empeñado en llamar la atención– llega a la presidencia de Estados Unidos sería eso, especular. Si bien sus amenazas han sido claras respecto de lo que haría con nuestra frontera, con nuestro comercio, con nuestros migrantes, nuestra gente, y con la relación sostenida durante años, lo cierto es que no sería tan fácil.

Mejor hablemos de lo que hace falta. Actualmente no hay desarrollo sostenible ni justicia en materia de desarrollo social si no se logra igualdad sustantiva entre hombres y mujeres. Y ¿por qué digo esto? Porque pienso que la participación política de las mujeres se ha incrementado a nivel mundial, aunque sigue sin alcanzar la paridad.

Sólo 17% de los cargos ministeriales es ocupado por mujeres, de acuerdo con el ranking de “empoderamiento político” elaborado en 2015 por el Foro Mundial Económico.  Son cifras muy desalentadoras pues, según el Banco Mundial, el acceso de las mujeres a los espacios de gobierno tiene muchos aspectos positivos para la sociedad, el más importante de ellos, la reducción de la pobreza y el desarrollo económico.

En Oriente Medio y África del Norte, las mujeres han progresado en la economía, siguiendo las tendencias mundiales, y se han posicionado en niveles más destacados de la gestión empresarial. Por eso creo que en lugar de especular, debemos pensar que ya es tiempo de que una mujer tome las riendas de una de las naciones más poderosas del mundo y de los beneficios que ello implicaría para México, tanto por la política de inclusión que ha promovido y el apoyo al desarrollo que ella impulsa, como por el simple hecho de que una mujer, por primera vez en la historia de ese país, sea presidenta de Estados Unidos, nuestro vecino y socio.

A lo largo de la historia, se ha demostrado que las mujeres han sido grandes administradoras de la riqueza familiar, y en el ámbito global, la ratificación de Christine Lagarde al frente el Fondo Monetario Internacional (FMI), en un entorno económico complicado para el mundo, es muestra de que el liderazgo femenino se manifiesta en todos los sectores del mundo, con éxito.

Considero que hay que dejar de lado asuntos coyunturales y enfocarnos en los temas que verdaderamente harán un cambio significativo y de fondo en nuestro presente, pero sobre todo, para las generaciones futuras. La pregunta no sería qué pasaría si gana Donald Trump, la pregunta debe ser qué pasará cuando una mujer estadounidense llegue a  la presidencia del país más poderoso del mundo.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

One Comment

  1. Alejandro Alonso Mendoza
    Feb 23, 2016 @ 14:14:15

    Sera una purga en lo político y hasta en lo personal

    Reply

Comentar