#ReformaPolíticaYa

#ReformaPolíticaYa

En los próximos días, en el Senado de la República estaremos nuevamente discutiendo la tan esperada Reforma Política del Distrito Federal, tema del que mucho se ha hablado, pero del que más allá del juego político o el análisis legislativo, esperamos un impacto sustancial en la vida de quienes aquí vivimos.

¿Para qué queremos la reforma del D.F.?

Han pasado casi 20 años desde que experimentamos la primera gran transformación política de nuestra ciudad. Durante ese tiempo, los capitalinos hemos tenido la posibilidad de elegir a nuestros representantes, de constituir una Asamblea Legislativa, de organizarnos en delegaciones políticas y construir la base social más importante del país.

Hemos construido una identidad como habitantes de la capital y nos enorgullece ser partícipes de los avances que permitieron que la Ciudad de México sea ejemplo a seguir en materia social para otros estados y para el Gobierno Federal. No podemos negar que hoy por hoy somos la entidad más avanzada en materia de derechos humanos en todo país.

Pero los cambios iniciados hace dos décadas son tarea inacabada. El siguiente paso es lograr una Constitución para la Ciudad de México que reivindique el trabajo y el empeño que todos hemos puesto para obtener la ciudad que nos merecemos.

La Reforma Política del Distrito Federal debe ser la continuación de esta labor histórica y no permitir ningún retroceso. El primer paso es erigir una Asamblea Constituyente que refleje la pluralidad que predomina en nuestra capital y que diseñe mecanismos de participación ciudadana, para que la nueva Constitución sea el fundamento de una entidad federativa con goce pleno de su soberanía y autodeterminación, respetando siempre los logros alcanzados y aspirando a llegar aún más lejos.

Las y los capitalinos hemos visto cambiar esta ciudad, hemos sido testigos de este cambio, de como antes teníamos los índices de criminalidad más altos de todo el país para convertiros en la ciudad más segura de todas; hemos pasado de una ciudad en donde la opinión de la ciudadanía no contaba, a ser la primera en integrar la figura de participación ciudadana como un eje fundamental de la toma de decisiones en la ciudad. Estos son tan sólo algunos ejemplos de lo mucho que hemos avanzado y como es que gracias a este proceso de reformas, se ha hecho posible.

Actualmente sigue siendo difícil hablar de los beneficios que traerá consigo esta nueva reforma política, pero el contar con nuestra propia Constitución Política de la Ciudad de México, sin duda será uno de los ejercicios más importantes no sólo del Distrito Federal, sino de todo el país.

Una valor fundamental de nuestra ciudad es la pluralidad, en ella, todas las opiniones caben y todos cuentan. No importa la condición, el género, la preferencia, el color, el sexo, la ideología, la religión, todos tienen derechos y todos tienen la posibilidad de ejercerlos en plena libertad, sin ninguna discriminación, sin ningún freno, vivimos en una ciudad de plenas libertades, eso debe ser la base de nuestra Constitución y también en ello radica su importancia.

Estamos a tiempo de concretar esta reforma, una vez más, por cálculos políticos se ha dejado hasta el final del periodo de sesiones. Si el próximo martes se aprueba en el Senado, la Cámara de Diputados tendrá dos días para analizarla y aprobarla antes de que concluyan prácticamente la legislatura. Esto solo será posible con voluntad política, de lo contrario, nuevamente quedará tan sólo como una buena intención.

Columna en El Universal

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

One Comment

  1. Aureliana luna
    Abr 29, 2015 @ 21:56:10

    columna vacía: no explica por qué queremos una constitución, qué pasaría con el presupuesto, con la autonomía. Cuáles son los pros y los contras. En fin, en la superficialidad se ve la ignorancia.

    Reply

Comentar