Se los dijimos

Se los dijimos

El reconocimiento y respaldo a los gobiernos de izquierda van en aumento en el país. Cada vez son más los ciudadanos que ven en nosotros la única opción real para satisfacer las necesidades de sus familias y ejercer sus derechos en libertad. Y son también más los gobiernos de otros partidos que, en los hechos, reconocen que las políticas del PRD son más viables y consistentes para cumplirle a la gente.

Apenas el pasado 11 de enero, el gobierno federal inauguró la Unidad de Investigación Biopsicosocial en el Instituto Nacional de Psiquiatría para atender el problema de las adicciones, y sin empacho alguno se anunció que se está reorganizando la política de prevención del consumo de drogas para todo el país. Inclusive se dio a conocer que se relanzará y fortalecerá al Consejo Nacional contra las Adicciones (Conadic).

Pues como se dice comúnmente en estos casos: “se los dijimos”. En el Distrito Federal, donde la izquierda está por cumplir 14 años de gobiernos ininterrumpidos, se enfrenta el problema desde un enfoque de salud pública.

Hemos sido claros al advertir que se tiene que dar prioridad a atacar la demanda de consumo de drogas ilegales y lícitas, y no sólo enfocarse a combatir la oferta concentrando recursos materiales, económicos, y sobre todo humanos en una mera estrategia policial y militar que ya dejó más de 34 mil 600 muertos en los cuatro años que van de este sexenio.

En congruencia con nuestra visión del problema de las drogas, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó el año pasado la iniciativa de la Ley para la Atención Integral al Consumo de Sustancias Psicoactivas, que prevé precisamente la creación de un Instituto especializado que enfocará sus acciones en la prevención, además de la atención y rehabilitación de quienes sufren alguna adicción.

Ese Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones en la ciudad nació con un presupuesto de 400 millones de pesos. ¿Cuántos institutos se podrían crear en el país con los 200 millones de dólares que cuestan los helicópteros de guerra entregados a México por Estados Unidos? ¿Cuántas unidades de investigación biopsicosocial más se podrían habilitar en los hospitales?

Pero no es un problema de dinero simplemente, sino del proyecto de país que cada uno representa. Los gobiernos de izquierda somos consistentes en nuestras propuestas, porque son las que nacen de la exigencia del ciudadano.

¿Quién no recuerda cómo se criticó que en la ciudad de México se diera una pensión alimentaria a los adultos mayores? Los que hoy compran helicópteros dijeron hasta el hartazgo que no había dinero para semejante programa, que las finanzas de la capital se colapsarían, que era una irresponsabilidad.

Convencidos de que estábamos en lo correcto, en marzo de 2000 entró en vigor en el Distrito Federal la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores, y dos años después el Congreso de la Unión siguió nuestros pasos, y gracias a ello el gobierno federal tiene su programa “70 y más” para dar apoyo económico a los adultos de todo el país.

En octubre de 2008, se implementó por ley el seguro de desempleo en el Distrito Federal, y un año después el gobierno federal creó uno similar usando los recursos e infraestructura del IMSS por medio de las Afores.

Otros programas de la capital del país han sido replicados en estados y municipios gobernados por priístas y panistas. Ahí están las mastografías gratuitas en Hidalgo y Nayarit a partir de 2010, que tienen como su antecedente el Programa Gratuito de Atención Integral del Cáncer de Mama que opera en el DF desde finales de 2004.

El nuevo gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, firmó en noviembre un convenio con el jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard, para impulsar la implementación en esa entidad de los programas sociales de la capital.

El próximo gobernador del estado de Guerrero, Ángel Heladio Aguirre Rivero, ha dicho que también implementará los programas más exitosos en su entidad.

Por eso es que en los hechos, los gobiernos distintos al PRD reconocen en la izquierda certeza, consistencia y sensibilidad social para gobernar. Se los dijimos.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar