Tiempos de informar

Tiempos de informar

El mes de septiembre nos permite a todos los ciudadanos hacer una evaluación del ejercicio de quienes nos gobiernan, a nivel federal o local; son ritos que nos han heredado, algunos tienen cambios, otros son un evento para el lucimiento político que están muy lejos de ser una real rendición de cuentas.

Llevamos dos informes al hilo, el de Felipe Calderón que trasladó el “día del Presidente” que había en la Cámara de Diputados al Palacio Nacional, y el del gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, que se ha convertido en todo un hombre de imagen.

Peña Nieto se asemeja a una obra en construcción a la que se han invertido muchos recursos: tiene una fachada perfectamente cuidada, pero sus cimientos siguen siendo los mismos, los pilares que lo sostienen son los que millones de mexicanos saben de qué están hechos.

El estado de México contó en el año 2010 con un presupuesto superior a los 134 mil millones de pesos, fue la entidad de la república que contó con los mayores recursos del ámbito federal aprobado por la Cámara de Diputados para en el Presupuesto de Egresos de la Federación, seguido de Veracruz y Oaxaca.

Pero esos beneficios económicos de los que ha gozado la entidad vecina, no han significado un avance en la calidad de vida de la población, de dinamismo económico en la entidad. Un dato que es bastante revelador sobre el desarrollo y crecimiento de las entidades, es el estudio que elaboró el Tecnológico de Monterrey denominado “La competitividad de los estados mexicanos”, en la cual el estado de México se encuentra en la posición número 19.

Es decir, el estado con mayor población del país, se encuentra por debajo de la media a nivel de competitividad nacional. Los tres primeros lugares los ocupan el Distrito Federal, Nuevo León y Querétaro.

Cabe recordar que la ciudad de México es la segunda entidad más poblada, pero son notorias las diferencias.
Pero en índice de eficiencia gubernamental está en el lugar 21, y en eficiencia de negocios en el sitio 19; en ambos renglones el Distrito Federal está a la cabeza.

Si revisamos los mapas que presenta el Consejo Nacional de Población sobre marginación, hay más de 2 mil 600 localidades mexiquense en alta y muy alta marginación, y mil 716 están en los rangos media y baja. Por supuesto que de estas cifras no escuchamos un análisis puntual.

El Centro de Investigación e Inteligencia Económica de la Universidad Popular Autónoma del estado Puebla ubica al estado de México en el lugar 18 del Índice de Desarrollo Humano, a partir de los datos del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.

La realidad de los mexiquenses traducida en números es contundente por el incremento de la violencia, los lugares de residencia por los que han optado los cabecillas del crimen organizado o la violencia contra las mujeres.

El diputado Constanzo de la Vega, durante el informe del gobernador, ofreció datos contundentes: el estado de México ocupa el segundo lugar en secuestros y extorsiones; el primero en robo de autos y tiene la tasa más alta de feminicidios en el país.

El INEGI documenta que el 23% de los homicidios dolosos contra las mujeres en el país se cometen en esta entidad.
Esta situación es insostenible porque de estos casos, las autoridades no hablan, y los feminicidios quedan en un fenómeno social que pareciera ocurrir sólo en Ciudad Juárez.

Los spots de telenovela no hablan de esta realidad que viven millones de mexiquenses. Hacer todo este recuento nos sirve como ciudadanos para hacer contrastes, porque queremos que se vea la diferencia con una visión de izquierda.

Y del informe de Felipe Calderón, prefiero que interpreten mi silencio.

Hagamos que los informes de los gobernantes sean una real rendición de cuentas, porque el poder emana del pueblo, así lo dice la Constitución.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar