Tolerancia

Tolerancia

En el Distrito Federal caben todas las voces, todas las formas de pensar, pero nuestra convivencia requiere respeto y tolerancia a las diferencias. Somos una población moderna.

Las autoridades y los legisladores del Distrito Federal hemos tenido varios desencuentros con los representantes de la Iglesia católica por las decisiones que se han tomado, incluso se comparó a la ciudad con una dictadura; lo que a veces olvidan es que la gente eligió con su voto la forma de Gobierno, dio su respaldo para que seamos una capital moderna y respetuosa de los derechos de todos.

Los ciudadanos tenemos la característica de ser abiertos, podemos hablar de temas libremente, asumimos nuestras diferencias, somos más ligeros en cuestio­nes que son intocables para algunos sectores de la población.

Ninguna mujer aborta por gusto, pero sí reconoce­mos el derecho de las mujeres de tomar sus decisio­nes y de contar con leyes que permitan la interrup­ción legal del embarazo. Para algunos la violencia intrafamiliar es parte de la normalidad; en el Distrito Federal pensamos todo lo contrario. Queremos que la responsabilidad de los hijos no sea sólo de las madres; las familias ya no sólo son nucleares, hay diversas formas de integración familiar.

Todos tenemos derecho a amar y a casarnos con quien elijamos; se protege el derecho de la voluntad antici­pada de los enfermos. Sabemos que tenemos una deu­da social con nuestros viejos.

El Distrito Federal ha ido cambiando, hemos cre­cido todos, la población, las autoridades, pero lo más importante de este proceso es que hemos avanzado juntos en cuestión de derechos y libertades.

Entonces, las decisiones que se toman en la Ciudad de México no son ocurrencias, forman parte de nuestra forma de ser, de nuestros cambios como sociedad, de la evolución que hemos tenido por ser la pobla­ción más educada del país.

A lo largo de 13 años las cosas se han hecho diferentes y la población ha refrendado estos cambios con su voto. Compartimos formas de pensar, pero sobre todo, el derecho a tomar decisiones propias, a ser diferentes o iguales, a ser conservador o moderno, cada quien lo decide en plena libertad.

Mi duda es ¿por qué para algunos es tan difícil ser tolerantes? ¿Por qué les da miedo la diferencia?

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar