Un gobierno con balance positivo

Un gobierno con balance positivo

Está por concluir el gobierno de Marcelo Ebrard en el Distrito Federal, ha rendido ya su sexto informe ante la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y en diciembre cierra este importante ciclo que ha significado avances importantes para la ciudad, su gente, sus derechos y sobre todo el futuro.

La ciudad de México, a lo largo de 15 años de gobiernos de izquierda, sí ha podido marcar la diferencia del antes para abrir, de tajo, distancia con el pasado, y el después, que ofrece un futuro prometedor para la ciudad y todos su habitantes.

El jefe de gobierno lo dijo con toda claridad en el recinto de la ALDF en su último informe; la ciudad ocupa el primer lugar en desarrollo humano, transparencia, escolaridad, atención al cambio climático, visión de género, derechos humanos, atracción de inversión pública, privada y extranjera, crecimiento de la infraestructura urbana, recuperación del espacio público, creación artística, entretenimiento, destino turístico, investigación y competitividad. Era importante que lo dijera, que se verbalizaran los logros de todas y todos los capitalinos que hemos visto los cambios día a día.

Nuestra ciudad tiene un rostro moderno y amable, estos seis años de administración se eslabonaron perfectamente a los que encabezó Andrés Manuel López Obrador y Cuauhtémoc Cárdenas, pero la aprobación de la gente ha sido tal que no ha importado el desgaste de gobierno, pues en las pasadas elecciones nuevamente le otorgaron a la izquierda su confianza para obtener la votación más alta que se ha registrado.

En cada uno de los renglones hay avances medibles y cuantificables, el trabajo ahí esta y es muy satisfactorio ver los pasos que juntos hemos dado habitantes y autoridades del Distrito Federal. Personalmente tengo un interés por el tema de la educación y es muy gratificante que proyectos como el de Prepa Sí, que otorga una beca a 530 mil jóvenes en la ciudad, ha permitido reducir significativamente la deserción escolar.

Los reportes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) nos dicen que el porcentaje de jóvenes que abandonan la escuela hoy es de 60%, este es un margen inferior incluso al del sistema de educación pública en Estados Unidos y el promedio de calificaciones subió de 7.3 a 8.2.

Programas como este permiten proteger y acompañar a miles de jóvenes que se encuentran en nivel medio superior, quienes en innumerables ocasiones tenían que abandonar la escuela porque no tenían para el pasaje.

Acciones de gobierno como está hacen la diferencia entre la población, saben que sus autoridades están preocupadas por los aspectos que a ellos les preocupa también y les importa y que no se conforma con dejar a las y los jóvenes a su suerte, sino que prepara un entramado legal como red de protección.

En educación básica un millón 200 mil alumnos recibieron útiles y uniformes gratuitos; más de ocho mil niñas y niños tienen una Beca de Educación; 120 mil con promedios de nueve y 10 cuentan con apoyo económico y educación extracurricular. La inversión en educación era de mil 218 millones de pesos, ahora es de casi cinco mil millones de pesos, eso si hace la diferencia.

Otro renglón donde hay avances que nadie puede negar en estos seis años, es la infraestructura urbana, poco a poco se ha logrado cambios que mejoran la movilidad de la población en la ciudad. Ahora no sólo se trató de vialidades, la gran obra fue la Línea 12 del Metro, es una de las más grandes de América Latina que va beneficiar a la población que vive en el suroriente de la ciudad.

Vale la pena la reflexión de como ha cambiado el Distrito Federal, por eso los capitalinos estamos muy orgullosos porque todo lo hemos hecho juntos, vivimos en una ciudad de vanguardia.

Columna en El Universal

 

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar